EXHALACIÓN

13 06 2007

A Antonio Becerra

Colecciona suspiros. Le ha costado mucho tiempo y esfuerzo reunirlas y catalogarlas, pero, al día de hoy, dispone de cientos de botellitas de cristal etiquetadas, cada una de las cuales alberga un suspiro dado por alguien en un determinado momento. Suspiros exhalados por caballeros circunspectos, señoras sofocadas, jovencitas románticas, modelos decadentes, camareros agobiados, conductores en enojo, viejecitos tristes. Suspiros de alegría, de impotencia, de placer, de impaciencia, de alivio, de lástima, de nostalgia, de pasión, de olvido, de amor, de hastío.
El problema es que no puede disfrutar de su colección pues, si abriera cualquiera de las botellitas etiquetadas, el suspiro contenido en la misma escaparía para siempre.








A %d blogueros les gusta esto: