Amor coronario

8 10 2007

A la memoria de Boris Vian. 

Como la diferencia de edad entre ambos despertaba suspicacias en su círculo social, ella se apresuró a declarar repetidamente a diferentes personas y en las más variadas circunstancias, que lo que la había llevado a enamorarse de él no había sido su posición ni su dinero ni su poder, sino su corazón de oro. Y, al parecer, no mentía. Eso pudo constatarse en su noche de bodas, cuando una inoportuna camarera de hotel la sorprendió empuñando el cuchillo de la tarta nupcial, abriéndole el tórax para arrancárselo.

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: