Algunos textículos el miércoles 19 a las siete de la tarde en el Club Prensa Canaria

16 03 2008

Anroart Ediciones, SL presenta el próximo miércoles 19 de marzo, a las 19:00 horas en Club Prensa Canaria, el libro de relatos cortos Algunos textículos, de Alexis Ravelo; con ilustraciones de Fernando Martínez ‘Montecruz’. El autor estará acompañado por D. Antonio Becerra Bolaños. Asimismo, está prevista la intervención de los actores Toñy Morales Sosa y Gonzalo Berzosa.

Los textículos que conforman este libro pertenecen a diferentes épocas, pero todos ellos responden a una misma inquietud: la inevitable extrañeza ante lo cotidiano, la sospecha de que eso que llamamos realidad no es más que una convención con la que nos defendemos del miedo al caos. Por sus páginas pulula gente poco recomendable: asesinos, suicidas, desequilibrados, gente que está muy sola o muy mal acompañada, que olvida o que recuerda, que sueña o ha dejado de soñar. Irreverente y desacralizador, Algunos textículos ofrece, como otros libros del mismo autor, amenidad e incomodidad, pero, en esta ocasión, de forma más breve y lúdica. 

“Los textículos de Alexis Ravelo son minúsculos. También son inmaculados, manejables y de fácil digestión. Se disfrutan, aunque breves, intensamente. Se te acaban enseguida, en una parada de guagua o una terraza solajerienta. Los finiquita una hoja de reclamación. Inquietan y cosquillean. Provocan algún escalofrío y hasta tentaciones de divorcio. Oscurecen los días de verano. Anulan el amoroso calor del nórdico en el atardecer polar.”

Ángeles Jurado.

Anuncios




Otra forma de leer

14 03 2008

Gabinete Literario

Biblioteca en Movimiento

Otra forma de leer 

El Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria, con el patrocinio de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Gobierno de Canarias, te invita a participar en Biblioteca en Movimiento, un conjunto de actividades en torno a la lectura.

Biblioteca en Movimiento cuenta en su programación con clubes de lectura, proyecciones, audiciones, encuentros con escritores, lecturas al aire libre y muchas actividades más. Una forma de conocer a otras personas con quienes compartir gustos, espacios e inquietudes y debatir acerca de tus preferencias, pero, sobre todo, una manera de acercarse de forma lúdica y amena al hecho de la literatura.

Fecha de comienzo de Biblioteca en Movimiento:

2 de abril de 2008, a las 18:00.

Lugar: Salón Rojo de Gabinete Literario.

Apertura del plazo de inscripción:

13 de marzo de 2008, en el Gabinete Literario o a través de correo electrónico: cultura@gabineteliterario.com, consignando en Asunto:

Solicitud de inscripción Biblioteca en Movimiento”.

Las peticiones serán atendidas por orden de recepción.

Inscripción gratuita. Plazas limitadas.





José Luis Pernas

12 03 2008

Anoche, en Matasombras, tuvimos la satisfacción de disfrutar de la presencia de José Luis Pernas y de Eugenio Padorno. Fue una velada cálida y agradable. Aunque no éramos muchos (o precisamente por eso) gozamos de más de una hora de humanidad, cercanía y poesía, sobre todo poesía. Incluso tuvimos la suerte de que el poeta, ante nuestras preguntas, nos desvelara algunos de sus procedimientos creativos y acabara leyendo dos de sus poemas inéditos.

Los asistentes gozamos, en fin, del repaso a una obra que comenzó en 1964, en la legendaria colección Mafasca, y ha recorrido, con paso firme pero discreto, más de cuarenta años de buena literatura, con una estética de la sencillez, vestida de inocencia, pero tremendamente certera.

En cuanto a Eugenio Padorno, ya se sabe que siempre es un placer escuchar sus palabras, no sólo por la peculiar bonhomía de quien las pronuncia, sino también porque, cada vez que abre la boca, aprendo algo importante.

Gracias a José Luis y a Eugenio por esos interesantes momentos que nos regalaron.





MAGIA DE LOS LABIOS

8 03 2008

Le basta el desdén. Por eso no la escucha cuando le escupe insultos inimaginables, frases furiosas que contienen, en cada palabra, una vejación; él prefiere recibir cada sílaba y ponerla en sus propios labios, para convertirlas luego en besos que vuelan hacia ella.

 





Elecciones

7 03 2008

Sé que deseas que escriba un cuento sobre lo que le ocurrió a Bartleby antes de llegar a Wall Street, pero, si puedo elegir, preferiría no hacerlo.





El día de la verdad

5 03 2008

En cierta ocasión fue instituido en mi país el Día de la Verdad. Sólo se celebró esa vez y, hechas las oportunas averiguaciones, las autoridades lo abolieron inmediatamente. Ese día, los trabajadores confesaron a sus jefes que trabajaban lo menos posible. Y los jefes confesaron que sus plusvalías permitían estos y cualesquiera otros holgazaneos. Los maridos declararon a sus esposas lo poco que las deseaban ya, lo gordas o flacas que se habían puesto, lo mucho que les gustaba la vecinita de turno. Las esposas respondían que no soportaban su aliento, que no disfrutaban desde hacía mucho del sexo con ellos, y detallaban (con referencias a edad, atributos y pericia sexual) infidelidades habidas o soñadas. Los adolescentes se declaraban a sus profesoras. Los profesores explicaban a sus alumnos quiénes de entre ellos podían considerarse favoritos y quiénes insoportables. Los bancos tuvieron que cerrar a media mañana, cuando sus empleados y directores explanaron a los clientes sus métodos para amplificar la usura. En pocas horas, las ciudades se sumieron en un desorden de gentes que se insultaban y agredían o se abalanzaban unas sobre otras en el desencadenamiento de un deseo contenido durante años. Las fuerzas del orden hicieron su aparición, pero ordenaron poco, porque no consiguieron disimular su miedo y nadie hizo caso a sus indicaciones. Amistades de años, familias extensas, acuerdos comerciales, clubes sociales y cordiales relaciones entre colegas de oficio se rompieron para siempre al filo de mediodía.

Al día siguiente, para salvar a la nación del caos, fue instaurado, por Real Decreto, que entró inmediatamente en vigor, el Día del Olvido.
Yo no te encontré el Día de la Verdad. Te busqué, pero no apareciste. Supe, por tus amigos, que andabas escondiéndote de mí. Por eso me di cuenta de que era mejor esperar al día siguiente. Entonces aproveché para olvidarte.





Suya

4 03 2008

La quería con avaricia y se volvió ambicioso.

Ya no bastaban los momentos de placer que ella le proporcionaba. Quiso, además, su constante deseo.

Ella dejó de hacer el amor con su marido.

Tampoco se dio por satisfecho. Ahora reclamó el monopolio de su amor.

Ella le amó de forma exclusiva.

Pero no bastaba. Deseó, además, todo su afecto, su atención diaria y constante.

Ella se separó, rompió con sus padres, olvidó a sus hijos. Los niños la vieron por última vez cuando salía arrastrando una maleta. No se volvió a mirar ni un solo instante.

A partir de ese día ambicionó su cordura. Comenzó a tratarla de forma cruel y dominante. La vejaba en público, le afeaba cada gesto, cada palabra. Acabó por anularla totalmente.

Ella lo soportó todo con sumisión.

Sin embargo, nunca era suficiente.  De hecho, aquella misma mansedumbre le resultaba repugnante. Decidió explorar las más extremas fronteras de la ignominia. Una noche, regresó a las cuatro de la madrugada con una mujer sórdida y brutal, extraída, con seguridad, de un prostíbulo.

La sacó a empujones del lecho para yacer con aquella sucia e improvisada amante. Justo en el momento del orgasmo, comenzó a sentir su carne abriéndose en las puñaladas que ella, completamente fuera de sí, le asestaba una y otra y otra vez.

Al parecer, murió con una sonrisa en los labios, porque había conseguido también apoderarse de su odio. Ella era, al fin, completamente suya.








A %d blogueros les gusta esto: