Improbable, pero

2 08 2008

¿Y si de repente, un día, al despertar, la taza está en el café y el gato es del pienso y untas el cepillo en la pasta de dientes y has de usar el jabón para aclararte el rostro que previamente te has aguado?

¿Y si tu hijo viene a darte las buenas noches a las ocho de la mañana y te dice que quiere ver la televisión de los dibujos?

¿Y si todo estuviera así, al revés, y no sólo en tu casa, si miraras por la ventana y vieras a los perros paseando a sus amos y los niños llevan a sus madres en brazos, andando todos, por supuesto, hacia atrás, en esa mañana de domingo?

¿Y si tu mujer, tras darte también las buenas noches te dijera que te toca coger la lavadora del tendedero y ponerla dentro de la ropa, pero sólo después de haber planchado el electrodoméstico, of course?

¿Y si de pronto te pararas a pensar y te dieras cuenta de que sólo existen dos posibilidades: que el mundo esté al revés o que lo estés tú?

¿Y si finalmente decidieras que para el caso es lo mismo, que habrá que sobrevivir?

¿Y si fueras al cuarto de tu hijo y tomaras su libro escolar de aprendizaje de la lectura y comenzaras a aprender cómo es el mundo, recitando, muy lentamente, el abecedario: z, y, x, w, v, u…?

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: