11 de septiembre

13 09 2008

Ayer, 11 de septiembre, se conmemoró uno de los mayores desastres de la historia de la democracia. Tal día como ayer, fue vulnerada por la fuerza la soberanía de un país que representaba un claro avance en las libertades y miles de personas pagaron con su vida por un modo justo de pensar y de vivir.

El horror, la barbarie, el fundamentalismo dieron un golpe mortal a una sociedad ilusionada con el progreso, la paz y el bienestar. Pero tal hecho no sólo afectó a un país, sino que afectó profundamente la forma de entender la política internacional.

Uno, que no es amigo de efemérides y olvida, incluso, cumpleaños de personas muy cercanas, se despistó ayer y no colgó la debida entrada. Por eso hoy, 12 de septiembre, comienza el día yendo al ordenador y escribiendo esto: una simple nota, un pequeño recuerdo, unas frases para recordar que tal día como ayer, 11 de septiembre, cercado en el Palacio de la Moneda, Salvador Allende se suicidó.








A %d blogueros les gusta esto: