Juego de la gallina ciega

9 12 2008

Jugamos a la gallina ciega. Me venda los ojos, me hace girar sobre mí mismo para desorientarme, y me suelta. Yo, a ciegas, con las manos extendidas, la busco aquí y allá, más lejos o más cerca, allí donde su olor, su risa, la sospecha de su presencia me llevan. Cuando al fin la rozo, cuando estoy a punto de aferrarla, ella se escabulle irremediablemente, dejándome solo con la pobre esperanza de su premio: su aceptación placentera, su beso amable, su permiso para quitarme, al fin, la venda de los ojos. Pese a mi contrariedad, pese a que estoy, incluso, a punto de olvidar su rostro, prosigo, sin embargo, buscándola, persiguiéndola, siguiendo su rastro de frambuesa y risa como bandada de alondras, mientras mis dedos, mis oídos, mi olfato la distinguen entre todas las demás personas del mundo. Siempre.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

9 12 2008
Dulce

Que no escribas asi, que estoy muy sensible. Suerte que ahora se juega a la gallina ciega sin cuchara y al menos se puede tocar.

9 12 2008
Lunática

Los sentidos…son fantásticos. Hacen que soñemos despiertos, que descubramos la presencia del otro sin verlo…Los ojos a veces nos engañan, no importa que te los tapen. Cree en las otras sensaciones, esas sí son las verdaderas.
Cuando la “roces” dentro de la desorientación creada, seguro que encuentras la manera de asirla delicademente…ella se dejará, solamente juega a la “gallinita ciega”…
(Últimamente escribes diferente, amigo Alex.)
Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: