Sobre la producción de humo

12 12 2008

 

Había un hombre que vendía humo. Sus principales clientes eran políticos, asesores de políticos, o asistentes de asesores de políticos. Quedaban, por lo general, muy contentos con el resultado de la compra a aquel vendedor de humo, que era un vendedor de humo realmente bueno, elegante, intelectual, con varias licenciaturas, un prestigio a prueba de críticas de la oposición y una fama de hombre de mundo que nadie había puesto jamás en duda. Sus viajes por los cinco continentes, su amistad con un primo segundo de Gabo, la historia de un encuentro casual con Borges y Kodama en el aeropuerto de La Guardia, por ejemplo, eran aceptados en la región como verdades axiomáticas.

El vendedor de humo era asiduo de cócteles, jornadas, congresos, mesas redondas y homenajes; jurado eterno en concursos y premios; invitado de honor en fiestas patronales y habitual pregonero de fastos en toda la comarca, pero como se trataba de una persona humilde, solía convertirse él mismo en padrino y ocasional anfitrión de jóvenes aspirantes a vendedores de humo o valedor y vindicador de viejos vendedores de humo caídos en desgracia, a quienes asistía en sus horas bajas, aprovechando, además, para producir con esta excusa mucho más humo y cuidando de que, ni jóvenes ni viejos, invadieran su cuota de venta, pues, sabido es, mientras que la producción de humo puede llegar a ser infinita, los recursos destinados a su compra son siempre limitados, sobre todo en época de crisis.

Por supuesto, el vendedor de humo se cuidaba de no nombrar por su nombre a la mercancía. De hecho, el nombre del humo que vendía este vendedor, así como su forma de presentación, cambiaban a cada ejercicio para que políticos, asesores de políticos y asistentes de asesores de políticos pudieran presumir de su buen hacer a la hora de invertir los fondos públicos en propuestas innovadoras y útiles a la sociedad.

Hoy, desaparecido el vendedor de humo (el humo es eterno; el hombre no), hay una placita, con busto y placa conmemorativa, que lleva su nombre, y su figura como maestro en la venta de humo es homenajeada frecuentemente por las nuevas generaciones de vendedores de humo, quienes aprovechan la ocasión para producir, envasar y vender más humo (eso sí, un humo más moderno, más sofisticado, más a la altura de los tiempos, pero, al fin, el mismo humo) a políticos, asesores de políticos y asistentes de asesores de políticos, que se muestran encantados y así, dale que va, renovando humos, reproduciendo medriocridad.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

12 12 2008
Maite

Amén

12 12 2008
Eduardo González Ascanio

¡Y yo con estos pelos!

12 12 2008
Lunática

PRIMERA PÁGINA EN EL PERIÓDICO:
La placita “Del Humo” y su placa conmemorativa fueron asaltadas ayer por un grupo de fanáticos defensores del “espacio sin humo”. Llevaban bolsas gigantes a modo de globos llenos del humo azul (el más preciado y difícil de conseguir) con caricaturas de corazones y pulmones ennegrecidos por su uso. Este humo azul convierte al individuo en autómata al inundar las sinapsis neuronales con un neurotransmisor bloqueante e irreversible llamado “ceniza”. De esta forma, las nuevas generaciones no tendrán el don de imaginar, sólo querrán copiar lo ya establecido y permanecer en el anonimato de la mediocridad. Los defensores de esta nueva corriente de “espacios sin humo”, han empezado a destruir el humo azul de todos los depósitos. Las movilizaciones comenzarán en todas las plazas. Hay una convocatoria vía sms para este fin de semana: “Mantenga el móvil encendido, valdrá la pena”, es el nuevo eslogan a seguir. ¿Te apuntas?

13 12 2008
Alexis Ravelo

Gracias, Maite, Eduardo, Atiarcar.
Lunática, gracias por ese giro revolucionario-optimista digno de un Costa Gavras. Mantendré mi móvil encendido, por si aca. y que lo sapas: Me apunto. Un beso.

13 12 2008
Lunática

Gracias a ti por tus textos que hacen reafirmarme en mi idea de no ser mediocre en la vida, sino en intentar con todas tus fuerzas realizar tu trabajo y quehacer diario de la mejor manera posible, y sobre todo, pensando y sintiendo.
Sigue así…

13 12 2008
Sandra

Hay tanto vendedores de humo, que ya es imposible visualizar la verdad.

13 12 2008
Dulce

No, no la verdad no suele costar verla, es que a veces es tan clara que nos deslumbra, y estamos tan acostumbrados a verlo todo a través de una cortina de humo, falsa y fácil.

14 12 2008
Atiarcar

Yo he comprado humo, mis amigos han comprado humo. A nadie conozco que no haya comprado humo. El humo como el aceite se diferencia en sus calidades en función del continente más que del contenido. Poco importa quien lo venda o quien lo produzca, se de productores que además son vendedores y de vendedores que no sólo venden humo ajeno, también aprovechan la coyuntura para vender el humo propio. A mí me gusta el humo y no suelo preguntarme quien lo vende o quien lo produce. El humo forma parte del final de una buena comida, de una buena acostada y para escapar del monótono soniquete que es la vida. El primer taponazo de humo que recuerdo haber comprado fue un alegato al pan nuestro de cada día que venía acompañado de un chupito de rioja de garrafón, luego vinieron las filosofías de la rebelión lujosamente empaquetadas por intelectuales residentes en las colinas de ciudad. Descubrí el mejor humo, el de esplendido bouquet, en las furtivas consolaciones de mi juventud visionando cuerpos imposibles en posturas imposibles, con la calidad gráfica del papel touche. Pasado el tiempo el humo adquiere mayor calidad formal y lo dispensan hasta en las mejores universidades, en los bares de copas y en la guagua. Ahora el humo es venerado cual Dios primitivo, porque el humo es esencia vital de nuestra existencia. Lo jodido del humo es el almacenaje, nunca sabes dónde dejarlo y que no acumule polvo.

Un Abrazo

13 01 2009
ani_4_equipo@hotmail.com

A ver…¿Todo eso pasa por fumar?¿Quiere decir que yo como fumadora soy una autómata? ¿ Qué mis hijos no van a ser creativos?. Vamos, mi niñaaaaa. ¿ Qué es la mediocridad?. Por lo visto somos la sociedad de las etiquetas. ¿Dónde está la libertad?.¿ Qué personas son consideradas mediocres? Cuando se utilizan esos términos tan feos para destacar, me reviento. ¿ En qué novela policiaca no hay un detective fumador?¿ Vamos a quemar todos los libros en los que los personajes fumen?. Esto es una realidad, las utopias están muy bien, pero la realidad es otra. Vivimos en una sociedad de fumadores y no fumadores, de bebedores y no bebedores, de drogadictos de la seguridad social y drogadictos del vecino camello… La humanidad bebe desde que los hombres pisaron la uva ,fuma desde que descubrieron el fuego. ¿ DONDE ESTÁ LA TOLERANCIA HACIA LOS MEDIOCRES?. Lo tuyo ,Lunática, es el síndrome típico del endiosado.

13 01 2009
ani_4_equipo@hotmail.com

LAS NUEVAS GENERACIONES NO TENDRÁN EL DON DE IMAGINR, SOLO QUERRÁN COPIAR LO YA ESTABLECIDO Y PERMANECER EN EL ENONIMARTO DE LA ” MEDIOCRIDAD”. Por favor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: