Nota clavada en la puerta

27 12 2008

La espero, señora. La puerta no está cerrada con llave. Pase. La espero con mis mejores poemas, mi mejor té, mis mejores palabras. Le tengo reservados mis libros de Henry James, mis discos de Lester Young, un cuaderno de escolar, una rosa, una postal que reproduce un cuadro de Magritte.

No desconfíe usted. Sabe que soy un caballero. La trataré como a la dama que es. Yo sólo quiero conversar. Pasar a su lado un momento agradable. O compartir un silencio dulce con usted. Le gustarán mis silencios. Tanto como sé que le agradan mis palabras.

En previsión de su visita, he adecentado mis estancias. He puesto orden donde no había y arrojado a la basura las nostalgias, los remordimientos, los amores fallidos, las aventuras desapasionadas. La casa está ahora impoluta y dispuesta para esa visita suya que tanto se hace esperar.

Me encontrará aguardando a que sus pasos pueblen la antesala. He hecho memoria de mis mejores anécdotas, mis más llamativos recuerdos, los versos más hermosos que jamás supe recitar. También le contaré chistes de buen gusto e indagaré en su vida, con sincero interés, con preguntas que, espero, no juzgará indiscretas. Paladearé cada palabra que salga de mi boca. Y acariciaré con los ojos cada sílaba que pronuncie usted.

Por supuesto, usted sabe, como yo lo sé, que llegará el momento en que mis ojos se encuentren con los suyos; que justo un instante después, oleremos mutuamente nuestros cuellos; que en algún momento imprevisible la cortesía se esfumará.

Cuando se haya vestido nuevamente, cuando se despida de mí en la puerta y vuelva a la paz de su hogar, recuerde a su humilde anfitrión, que la esperó ansioso durante tanto, y que se quedará aquí, esperándola otra vez. Con sus mejores poemas. Sus mejores palabras. Su mejor té.


Acciones

Information

17 responses

27 12 2008
Eduardo González Ascanio

Con la venia, ¿no falta algún signo de puntuación en la segunda línea del tercer párrafo, después de “He puesto orden”? Por lo demás, me parece una estupenda idea. Hasta estoy pensando en imprimirlo y clavarlo en mi puerta. Saludos.

28 12 2008
Toñi Ramos

Doy fe de que que no le falta absolutamente nada. Ni comas , ni puntos, ni verosimilitud. Asi pasó porque así me lo contó la señora.

28 12 2008
sandra

Eduardo, al cuento no le falta nada. Es perfecto.

28 12 2008
Dulce

Si, yo también creo que no le falta nada, ni un sólo punto de educación.

28 12 2008
Atiarcar

Nota en el ascensor.

Ya no espero más, señora. No he cerrado mi puerta (3º B) si llega y el viento la ha cerrado encontrará la llave debajo del macetero de los claveles. Pase. Espéreme, lea mis poemas, los dejo en la mesita del salón. Mientras, tome un té e imagine mi voz. Mis libros, todos, mis discos, algunos, le servirán de entrenamiento, mis fetiches de aproximación. Por favor póngale agua a la rosa.

Estará segura, mientras yo pasee mis desapasionadas virtudes por las calles de esta torpe y descuidada ciudad.

La casa esta cuidada y hasta encontrará sabanas limpias. No encontrará huellas del pasado, excepto un forrado tambor de colón recuerdo de mi paso por las clases de pre-tecnología y de un amor juvenil por la profesora. El tambor guarda mis calcetines rotos. Una manía.

Pasarán horas, y no llegaré. Telefonea a casa y ponga una disculpa, ellos la comprenderán. Usted no desespere, casi siempre llego con los primeros rayos de luz y con toda seguridad usted sera felizmente complacida. No existe mejor banquete que la unión del hambre con las ganas de comer.

Llegado el medio día recogerá con dulce amalgura sus ropas y avanzará por el pasillo de una felicidad primeriza. Le doy mi palabra, espéreme, yo ya no espero más.

29 12 2008
Tentación

Recordé que ayer se cayó esa nota clavada en la puerta. Tuvo que ser una ráfaga de viento que pensó que ese era su lugar, pero a parte de tirar la nota sólo se llevó el desorden, las nostalgias, los remordimientos, los amores fallidos y las aventuras desapasionadas.
La recojo.
Ya lo he vuelto a colgar.

29 12 2008
Maldini

Impresionate el salto del penúltimo al último párrafo. Da un asco que no te imaginas, mezclado con la aelgría (dónde dije asco poner “asquerosa envidia”) de tener motivos de sobra para releerlo.
Imagínate esa casa ordenadita, con un par de libros que le tendrían que haber devuelto hace días… No, hubieran roto el encanto. Menos mal que hasta los personajes de cuento tienen amigos, y otros vanas excusas.

30 12 2008
Eduardo González Ascanio

Vale. He tenido un patinazo, pero creo que educado. Saludos.

30 12 2008
Lunática

Precioso relato. A sus pies, amigo…
(Yo también te tengo “asquerosa envidia”, estoy de acuerdo con el amigo Maldini)

30 12 2008
Alexis Ravelo

Chicos y chicas: hay quien presume de sus bienes. Yo presumo de lectores. Eduardo: has sido víctimas de mis errores. Lo cierto es que colgué el cuento con esos errores que constatabas y al releerlo, los corregí. Tu comentario llegó casi en el mismo momento en el que colgaba las correcciones. La culpa es tuya, por leerme tan rápido. Así que a los demás: no se me ceben con él, que tenía razón aunque ahora ya no la tenga.
Por lo demás, compren chinchetas y papel de notas. Cuelguen las suyas. Seguro que alguno o alguna tiene la suerte de no tener que colgar esa nota por fuera, sino por dentro de la puerta.
Un beso a todos y todas.

30 12 2008
Toñi Ramos

Aclarado el error, te pido disculpas, Eduardo .
A todos , porque ya me resultan conocidos de verlos por este blog , les deseo una entrada en el año perfecta y , a ser posible, con muchas notas en su puerta . Un saludo .

31 12 2008
Carlos

Buen relato.
Feliz año🙂

31 12 2008
Alexis Ravelo

Muchas gracias, Carlos. FELIZ AÑO PARA TI Y PARA LOS DEMÁS HABITUALES.

31 12 2008
Maite

Ummm… dan ganas de entrar…

Felicidades para ti y para todos…

Besos abrazos…y todas esas cosas

6 01 2009
Piel Canela

Alexis:
un poco a destiempo, pero estoy leyendo sus relatos y cuentos, que me parecen estupendos.
Este en especial con o sin puntos es genial… y a mi me da envidia, pero de no tener quien escriba eso para mi, sin embargo como se que usted escribe para todos los que le visitamos en su blog, me incluyo como receptora del mensaje y… me dispongo a disfrutar de las atenciones de tan “humilde anfitrión”….
saludos y un abrazo..

6 01 2009
Alexis Ravelo

Piel Canela, tarde o temprano no deje de pasarse por esta, que es su casa. Para lectores como usted la puerta siempre está abierta.

18 08 2009
VALK

Siento haberle hecho esperar, mi querido Caballero, pero acabo de leer su nota.
Viendo que esta vida es tan fugaz, y que su puerta aún permanece abierta, ¿podríamos pasar directamente al párrafo número cinco de su misiva?.
PD: Disculpe haberle dejado esta nota en la puerta de su trastienda, pero ha sido la única que he encontrado abierta.
Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: