BCNegra, Islas Negras, gustazos.

5 02 2009

Foto: José Andrés Espelt 

Muchos de ustedes ya lo saben: el lunes, 2 de febrero, me di un gustazo. Estuve en Barcelona, con José Luis Correa, participando en Islas Negras, una de las mesas de la quinta edición de BCNegra, el ya clásico encuentro sobre novela negra que, vinculado a la mítica librería Negra y Criminal reúne durante una semana a los incondicionales del género. Este año están participando firmas como Michael Connelly, Roberto Saviano o Sue Grafton. Además, se homenajea a Vázquez Montalbán y a Leonardo Sciascia y hay muchas otras actividades atractivas, como la dedicada a analizar la relación entre boxeo y literatura, la exposición “Descubriendo a Debry” (sobre Franc Debry, un tinerfeño que fue un titán de la novela popular de quiosco), la dedicada al semanario “El Caso” o “La novela del tango”, que une la voz del escritor Raúl Argemí con la de la cantante Elba Picó.

Parte del gustazo consistió en conocer personalmente (por fin) a Paco CamarasaMontse Clavé, verdaderos cronopios negrocriminales y, (aunque a Paco le joda), gente legendaria en esto del pulp, el Thriller, y lo policiaco; a José Andrés Espelt (incansable, entusiasta, activista, inabarcable) que lleva ya un buen par de años mimando mi trabajo desde Cruce de Cables junto a José Ramón Gómez  y Novelpol (esta vez no hemos coincidido, pero José Ramón sabe que sigue sentenciado a unas cañas) y a  José Luis Ibáñez, que leyó con cariño el trabajo de José Luis Correa y el mío y moderó la mesa de forma amena e interesante. Otra parte, reencontrar a buenos amigos, como José Carlos Cataño o Arianna Squilloni.

En Islas Negras se habló, sobre todo, de tópicos. Y del daño que hacen. De cómo las Islas son un lugar ideal para crear. De la recepción (mediatizada por la geografía) que tienen nuestros libros en Península. De la imposibilidad de hablar de grupo o generación. De cómo resulta más apropiado hablar de autores con edades, formaciones, lecturas, intereses, estilos e, incluso, concepciones radicalmente diferentes del género. De cómo Pepe Correa y yo no somos más que dos de los que trabajamos en este campo (se mencionó, por supuesto, a otros autores isleños, tanto actuales como de fechas pasadas).

Sobre todo, se propuso a los lectores de allí que se acercaran a los textos narrativos de los autores canarios sin miedo a aburrirse, porque ya ha pasado la época de los ombliguismos y los complejos (al menos para muchos de nosotros) y nuestros trabajos (me resisto a llamarlos obras mientras estemos vivos) compiten en condiciones cualitativas de igualdad con las de cualquier otro lado.

Aunque también se tocó el asunto de la dificultad para promocionar y difundir nuestros libros. De hecho, esta presencia de dos autores canarios en BCNegra (sabíamos que no estábamos solos, que aquí quedaban muchos, no solo de género negro, ya que en el fondo se habló de narrativa en extenso, cuya presencia flotaba en el ambiente del Palau de la Virreina) no hubiera sido posible sin el apoyo de la Consejería de Cultura del Cabildo Insular de Gran Canaria.

El último gustazo fue un pequeño capricho personal: recordar a un autor que fue punta de lanza de las Vanguardias y que fue olvidado y expulsado del canon surrealista español por causa de un cúmulo de injusticias histórico-geográficas. Sé que quizá no pintaba mucho en una mesa dedicada a la novela negra, pero me había prometido a mí mismo que lo haría, así que la mesa concluyó con la lectura de los primeros párrafos de Crimen, de Agustín Espinosa y el gustazo consistió no tanto en hacerlo, sino en observar las expresiones de asombro del público, al escuchar aquellas palabras escritas a principios de los años treinta.


Acciones

Information

11 responses

5 02 2009
Dulce

Pues me alegro un montón de que ese tiempo en Barcelona haya estado tan bien aprovechado y haya servido para tantos reencuentros y sorpresas propias y ajenas!!!

5 02 2009
Trini

¡¡Muchas felicidades a ti y a Pepe Correa!!
Por supuesto que vuestros trabajos compiten en condiciones cualitativas de igualdad con el resto, como lectora de ambos: doy fe.
Y también de que las Islas son un lugar ideal para crear.
Enhorabuena.
¿Sabes si habrá una VLCNegra? 😉

5 02 2009
Piel Canela

Enhorabuena Alexis!!!
Que bueno que tu estancia en Barcelona fué fructifera. Es cierto que esta la vida se forma de los momentos que alimentan el alma y de estas experiencias cómo la que tuviste…
saludos y un besote que llegue hasta allá

5 02 2009
Ella

Me alegra mucho leer estas líneas y que tu intervención haya sido tan gratificante. Besos

6 02 2009
Alexis Ravelo

Muchas gracias a todas.
Trini: ojalá…
Besotes.

7 02 2009
Dulce

Yo quiero que vengas a los madriles!!!

7 02 2009
Alexis Ravelo

No te despistes, Dulce, que en una de estas me planto ahí.

8 02 2009
Illes negres « Nueve Puertas

[…] a dicho género. Lo que me llamó la atención la mesa redonda sobre novela negra en las islas. Acá pueden leer información de primera mano. Interesante artículo en el que podremos tomar el pulso a […]

19 02 2009
Iván

Hola Alexis, acabo de descubrir tu blog y ya me enganché.

Sobre el encuentro de Barcelona, y partiendo de la base de que no estuve presente, me llama la atención lo que cuentas de que “En Islas Negras se habló, sobre todo, de tópicos. Y del daño que hacen”. ¿A qué tópicos te refieres exactamente? ¿A los que me estoy imaginando de canarias como paraíso donde no ocurre nada y la gente se la pasa botado en la playa etc etc? Si es así, ¿no es bastante triste que el encuentro se tuviera que dedicar a tirar abajo esos tópicos dañinos en vez de centrarse en hablar de la producción literaria canaria y darla a conocer? Repito que no estuve presente, lo digo por si mi interpretación no es correcta.

También me escamó lo de “se propuso a los lectores de allí que se acercaran a los textos narrativos de los autores canarios sin miedo a aburrirse, porque ya ha pasado la época de los ombliguismos y los complejos”. Qué pobreza la de un lector que juzga un libro por el lugar donde se escribió o por el origen del autor ¿no?

Me gustaría mucho conocer tu opinión sobre este debate que se montó hace unos días. Si te parece interesante, claro.

Gracias y un saludo

19 02 2009
Alexis Ravelo

Hola, Iván. Acabo de visitar el debate al que haces referencia (me avergüenza confesar que no conocía ese sitio). Es un debate que me parece interesante pero, en ocasiones, como autor, me cansa y creo que es más propio de filólogos que de escritores de ficción y lectores. Me explicaré: mis personajes hablan español de Canarias de forma natural (si eso es lo que les toca). Me resulta siempre muy difícil captar el habla de la calle y transcribirla de la mejor forma posible, (por ejemplo, gran pregunta: ¿escribo “hincarse” o “jincarse”?), pero es un compromiso que me parece que debo asumir como autor. Sin embargo, quiero dejar bien claro, que ese compromiso es con la verosimilitud, con la realidad que quiero reflejar y con la sociedad de la que hablo. No es un compromiso, en ningún momento, con mi nacionalidad ni mi patria (grande o chica). Porque siempre he considerado que nacer en un sitio o en otro (valga también criarse) no es más que una cuestión de casualidad. Y porque pienso, parafraseando al Doctor Johnson, que la patria es el último refugio de los miserables.
En cuanto a los tópicos a los que me refiero, no son los turísticos, etc. Lo creas o no, allí se empiezan a conocer nuestros textos con mucho respeto e interés. Los tópicos a los que me refiero los han creado nuestros propios autores, esos que en el pasado (e incluso en el presente) se pasan la vida lloriqueando porque no les leen ni les reconocen y lo achacan, simplemente, al hecho de que son canarios, sin preocuparse de si su trabajo está bien hecho y merece la lectura y el reconocimiento. Eso tiene bastante que ver con los “ombliguismos” y los “complejos” a los que aludo más abajo. Porque, puede que las haya, pero no veo que se le dé mucha importancia a las polémicas sobre el habla de Murcia o de Badajoz o de Cádiz. Creo que el mayor favor que le podemos dar al español de Canarias es hablarlo, escribirlo, utilizarlo, darle uso y difundirlo con naturalidad, sin forzar la ocasión y sin que sea “obligatorio”. Ningún lector de fuera de las islas (ahora tengo unos cuantos) me ha puesto nunca ninguna objeción al uso que hago de él en mis trabajos. Por eso te comentaba que a veces se trata más de complejos nuestros (como sugiere alguno de los participantes en la polémica) que de un verdadero problema. Recuerda a Wittgenstein: los problemas no se resuelven: se disuelven cuando son claramente comprendidos.
Y creo que este problema se disuelve rápidamente: leyendo, por ejemplo, a Juan Rulfo.
Un fuerte abrazo y gracias por pasarte por aquí y hacerme conocer esa conversación.

20 02 2009
Iván

¡Gracias Alexis! Me interesa mucho lo que cuentas. Creo que la palabra clave es naturalidad, o como tú dices compromiso con la realidad. Tanto para los personajes del texto como para el autor que escribe, naturalidad en la expresión.
Coincido en que el asunto no tiene que ver con nacionalismo ni patrioterismo (cierto que el lugar donde naces es mera casualidad) ni con ninguna visión política, sino con la valoración de lo propio (el habla en este caso) como instrumento válido de expresión y de relación con el mundo, como cualquier otro.
Lo que pasa es que cuando uno plantea esta validez/igualdad, a menudo lo tachan de nacionalista comeniños o guanchista de la cueva, cosa que no entenderé jamás. Y fíjate que en Tamaimos (que no pasa nada si no la conocías, hombre =) huimos de todo esencialismo, simplemente escribimos sobre la base de que para apreciar con sinceridad lo ajeno, hay que apreciar lo propio en lo que vale.
Todo este rollo viene de que sigue habiendo canarios que piensan que para escribir no valen palabras que se salgan de la norma castellana, o que no hay literatura canaria sino literatura en Canarias, y que ésta sería una microtradición (sic). Me parece gente que está fuera de su realidad. Y que por lo visto no conocen a Rulfo.

Ahora entiendo mejor a lo que te referías con complejos y ombliguismo. Y no me extraña nada que fuera de las islas la gente acoja con mucho interés lo que se escribe en Canarias, de hecho me parece normal. Es una producción bastante desconocida, diferente, con muchos elementos de calidad… ¡a qué lector habitual no le interesaría cuando la descubre! Efectivamente el problema está en las islas, no fuera.
Yo también estoy convencido de que hay que liberarse de los complejos, que no vale la cantinela del desvalido (¿cuánto tendrá que ver aquí la “cultura de las subvenciones”?). Pero ¿no crees que pueden deberse en parte también a que en un pasado no muy lejano muchos autores canarios efectivamente veían que se les negaba el reconocimiento? De hecho, la mayoría de los canarios pocos escritores de las islas conoce, y no por falta de interés (estamos montando un círculo de lectura de literatura canaria y la respuesta está siendo buenísima, y muchos vienen diciendo que es que no conocen nada).

En fin, el tema daría para muchísimo y no quiero abusar de tu paciencia tampoco. Gracias de nuevo por pasarte por Tamaimos y responderme, nos seguimos viendo por aquí.

¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: