Decisiones motivadas

13 02 2009

edvard20munch20vampire201893-4

 

Porque no aguanto tu aliento de dragón senecto por las mañanas y amor pútrido por las tardes, ni tu forma de apretar el tubo de dentífrico, ni tu ruido al cepillarte insistentemente los dientes, ni tus pasos prácticamente inaudibles por el pasillo. Porque me harta que siempre te las arregles para retrasarte o llegar demasiado temprano, y que no tengas pudor alguno en quitarte los zapatos en restaurantes, en trenes, en aviones. Porque me repugnan tus amistades, a quienes escupiría concienzudamente en el nombre, tus pésimos gustos musicales, tus ridículas pretensiones de artista, tus obscenos simulacros de depresión, tus falsas alegrías. Porque me resultan insoportables tu forma de andar, tu estúpida sonrisa, tus extemporáneos ataques de mal humor. Porque siento que has engordado, aunque tu figura sea más delgada. Y, por supuesto, porque hace tiempo que me aburrí de tu forma de hacer el amor, de tus orgasmos estudiados para conservarme junto a ti, de la agotada ceremonia de mi sexo en tu boca. Porque tus miradas no me turban. Porque tus manos no me masturban. Porque tus caricias no me enternecen. Porque tus besos no me emocionan. Porque tu sexo no me excita. Por todo eso y mucho más sería muy fácil hacerlo. Pero, entonces, ¿cómo vivir sin ti?

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: