Imperfecciones 1

22 03 2009

zapato

Finalmente, tras pasar por los pies de todas las doncellas del reino, el zapato llegó hasta Cenicienta, quien demostró ser su legítima propietaria. Ahora es casi feliz junto a su príncipe. Lo sería del todo si pudiera librarse de la tinea pedis.

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: