Interlocutores de Dios

3 08 2009

25180_BanderaGay

Ha sucedido en Tel Aviv. Un desalmado ha entrado en un centro juvenil para gays y lesbianas y la ha emprendido a tiros, hiriendo a una decena larga de personas y asesinando a dos: un joven de 26 años y una chica de 16.

Este hijo de perra aún no ha sido detenido. Iba encapuchado y vestido de negro y se le busca, al parecer, por todos los medios. Pero no será difícil encontrarle. Bastará con buscar a un sinvergüenza, catecúmeno de una de las tres religiones del libro (aunque seguramente sea un judío conservador, como el que acabó con la vida de Isaac Rabin), que piensa que todo el mundo debe ser tal y como una doctrina intelectualmente andrajosa y anacrónica por definición dice que hay que ser, y se comporta como si fuera el propietario exclusivo de la verdad. Razonar con él será imposible y, para más pistas, es muy probable que tras sus ademanes de macho de-los-de-toda-la-vida, se adivine fácilmente el trauma de una homosexualidad latente que no ha sabido aceptarse a sí misma. Y, sobre todo, este inútil será “defensor de la familia”.

Todos estos salvajes tienen ese denominador común: son defensores de la familia, de una familia tipo, un determinado concepto de familia, generalmente sometida a la autoridad de un pater familias (hombre, por supuesto) y consagrada a perpetuar unos valores tan anquilosados como espurios. Apelan a un ente abstracto denominado tradición (sustituye en sus argumentaciones a la racionalidad), cuyos contenidos varían sutil pero arbitrariamente dependiendo de los intereses que persiga el oráculo defensor-de-la-familia que ande de guardia ese día.

Defensores de la familia tenemos también unos cuantos por aquí. Son homófobos, contrarios a los matrimonios homosexuales y a la adopción por parte de parejas gays y lesbianas. Utilizan nociones sospechosas, como la de raza, patria o nacionalidad, y acusan de ideológicos a conceptos de la moderna sociología, como el de género (sí, los he oído decirlo sin ningún tipo de rubor en un canal de televisión que se llama Intereconomía TV). Se oponen (apelando, curiosa e incongruentemente, a los recursos de la democracia, los cuales  estiran a su antojo) a las cosas más dispares, como la eutanasia, el aborto, los métodos anticonceptivos, la educación para la ciudadanía, la laicidad de los centros educativos, la investigación con células madre, la integración de inmigrantes o la diversidad cultural. De igual modo confunden lo liberalista con lo libertario, y usurpan el término “libertad” para titular así a sus publicaciones. Y exigen (eso es lo más llamativo), tolerancia para las más variadas formas de intolerancia. Por eso no sienten ninguna vergüenza al organizar asociaciones pro vida al mismo tiempo que abogan por la pena de muerte; al exigir la presunción de inocencia para sus partidarios mientras piden la reinstauración de la cadena perpetua; al clamar por su derecho a difamar a diestro y siniestro (falseando, en caso necesario, hechos históricos y datos científicos) a la misma vez que llevan a los tribunales a los periodistas que destapan sus insidias. Son los de siempre: los defensores de la familia, de la tradición, del como está mandado, los que apelan a la libertad de credo para imponernos el suyo. Son (o piensan que son) los interlocutores de Dios: ayer impidieron que alguien tuviera una muerte digna, hoy disparan contra jóvenes que desean vivir su sexualidad de forma coherente con su vida pública, mañana puede que estén en tu playa, exigiendo que se oculten esos pechos que ellos desean sobajear.

Los de aquí casi nunca empuñan un M16. Disparan insultos, decretos, peticiones, protestas públicas (sí, han descubierto que existen las manifestaciones), protagonizan torpes insumisiones a las leyes progresistas. Pero en el fondo son los mismos: esos que emiten reportajes incitando al odio contra quien ellos consideran “no-normal” (como si ellos fueran normales en pleno siglo XXI) y confunden la mierda con la pomada en un discurso imbécil que les legitima como exclusivos poseedores de la verdad. De esa verdad dictada por Dios (o sus subordinados directos, porque creo que en agosto libra) que permite a un canalla tomar un arma y abrir fuego contra quienes no son ni tan ignorantes ni tan reprimidos como él.

En Israel o en España, me es indiferente, el que toma el fusil o el que lo azuza son mismo perro con distinto collar. Ambos me producen similares arcadas.


Acciones

Information

8 responses

3 08 2009
El hombre que mira

como dice Manolo Chinato:
… menos mal que con los rifles no se matan las palabras …

sino ya hubiesen acabado con “libre” o “libertad”

3 08 2009
juan carlos

Algunos como Camps, en Valencia, ya cuentan con la complicidad de los Jueces para ocultar sus fechorías, igual que en esta islas, donde los altos cargos están también blindados y siguen robando impunemente de las arcas públicas. Sin Justicia no hay Democracia. Hagamos algo entre todos antes que el efecto dominó termine con lo mejor que tenemos y que tanto nos costó conseguir.

4 08 2009
Dulce

La catedral anglicana en Montreal, tenía a la entrada (igual que en las góticas tienen a San Cristobalón) la bandera del arco iris, impensable en una catedral católica…pero sin duda más cristiano.

4 08 2009
pablo martin carbajal

esos de los que hablas, para el tema de la homosexualidad, también apelan a la naturaleza, como si el 10% de población homosexual no fuera producto de ella misma… Una frase para meditarla, el otro día en una conferencia de Rafael Argullol (www.rafaelargullol.com) decía que en este país se ha confundido roptura de las tradiciones con progresismo, una de esas frases que hay que investigar para analizar su verdadero significado (supongo que vinculado a los diferentes tipos de tradiciones que existen), no sé, me apeteció comentarla…

4 08 2009
pablo martin carbajal

ruptura por roptura, evidentemente!

7 08 2009
VALK

“Abrazado a la Tristeza”, bellísima canción del Poema de Chinato, ubicada en el disco “Extrechinato y Tú”, con Extremoduro, Fito, y por supuesto Manolillo (como familiarmente le llaman, Uoho, Robe, Fito y Cía). Si no lo has oido te lo recomiendo querido El Hombre Que Mira.
Estaba dando un ciberpaseo, porque tenía ganas de escribir en mi Blog, y antes me gusta visitar algunos (el tuyo entre ellos), y me encontré con éste escrito. Curiosamente, lo que quiero escribir es muy parecido a lo que acabo de leer.
Termino de ver Hermano Mayor y Callejeros (mi suegra, que es un encanto, me dice que estoy abonada a Cuatro, jeje, y no va muy mal encaminada ¿eh?) y con 39 años, aún sigo asombrandome de lo que es éste extraño Mundo. Tienes mucha razón, tus críticas a ese respecto son muy parecidas a las mías, y probablemente a las de muchísima gente.
En fin, saludarte, recomendarte las películas de mi actor favorito Johnny Depp, “Miedo y asco en Las Vegas”, “El Bravo”, “El Libertino”, “La ventana secreta”, “Blow”, “Chocolat”, “Don Juan de Marco”, “Ed Wood”, “Cry Baby”, y un montón más que, aparte de tocar fibras que creíamos inexsistentes, nos dan miles de ideas para desarrollar cualquier pensamiento literario.
Ciao, Amigo. Voy a escribir en mi Blog, que estoy ocupando mucho espacio en el tuyo.
Un Abrazote Rey. Pasaré por aquí para cantarte cumpleaños feliz a 14 voces gatuniles, jaja.
Salud y Buenos Sentimientos Alex, y esperando nos veamos algún día a la vuelta de una esquina. La verdad, me gustaría saber cuánto hemos cambiado en todos estos años. Yo desde luego, muchísimo, para mejor, eso sí. La arrogancia, afortunadamente a dado paso a la Humildad; cambio que agradezco me haya sucedido. En fin, me voy, que me lío, y le doy al teclado cómo si fuera mi Blog.
Un besito.

7 08 2009
VALK

Por cierto, entre los amigos que habitualmente nos rodean, tenemos cinco parejas que son del mismo sexo. Creo que con ésto dejo clara mi opinión, y la de Rafa. Un Saludote.

11 08 2009
Alfredo

No puedo más que alegrarme de haber leído su escrito.
Lo comparto en su totalidad y disfruté con la facilidad y claridad con la que expresa algo que día a día me siento más identificado.
El respeto y la tolerancia hacia el resto de las personas, sin importar su raza, credo o situación social, es básico y el uso de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones es sencillamente, inaceptable.
Esas personas que apoyándose en un medio de comunicación y en la incultura de mucha gente, les manipulan para crear sentimientos de ira respecto de aquellos que son y/o actúan de diferente forma, cometen a mi juicio, un grave error.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: