Desordenar la biblioteca 3

27 09 2009

Hubo otra categoría que no me dio tanto trabajo: ESCRITORES QUE HUBIERAN VIVIDO DE SU CÓNYUGE. Verlaine, por supuesto. Pero, antes, Juan Ramón Jiménez.

ANGLOSAJONES BORRACHINES MONTANDO ESCÁNDALOS EN OTRO PAÍS: Malcolm Lowry, Hemingway (lo traje desde los suicidas), Paul Bowles, Pound (otra vez el mismo impertinente), Durrell… Estos eran legión.

Cuando iba a comenzar con la categoría ALCOHÓLICOS, me paré en seco. Era el momento de servirme un ron y pensar bien en qué estaba haciendo. Había libros sobre las mesas, sobre el sofá y las sillas, en el suelo, en el aparato del televisor. La mitad de las estanterías vacías y las otras ocupadas sólo por el momento, ya que si se me ocurrían categorías que atañeran a otras circunstancias posibles (escritura en otro idioma distinto del propio, haber sido profesor universitario, haber sido traductor, haber sido impotente, haber sido periodista, haber pertenecido al Partido Comunista, haber sido conservador, haber sido bibliotecario, haber pasado hambre, haber tenido un importante desamor, haberse dado a la promiscuidad, haber sido adicto al café, a los opiáferos, a los barbitúricos, al tabaco, a la pornografía, haber crecido en horfandad, haber dejado huérfanos al morir, haber tenido éxito, haber tenido “negros”, haber hecho “de negro” para otros) el antes aparentemente inofensivo e incluso conveniente acto de ordenar mi biblioteca podría llegar a sumirme en una crisis nerviosa, anímica e, incluso, de personalidad, ya que el ron que estaba tomándome y el cigarrillo que acababa de encender me incluían a mí mismo en dos categorías, si no, a largo plazo, en la de los suicidas, además de participar de varias más. Y me imaginaba, el día de mañana, a un pobre diablo, con los libros que he logrado escribir (este mismo) en las manos, con cara de panoli en el centro de una biblioteca devastada por la indecisión. Así que vacié las estanterías que ya había llenado y comencé a colocar libros: Cuentos completos de Afhanasiev, después Rashomon, de Akutagawa, Marinero en tierra, de Alberti, La regenta, de Leopoldo Alas “Clarín”…


Acciones

Information

4 responses

27 09 2009
Cesáreo

Divertido y genial, sencillamente genial…. Por cierto muy inteligente eso de incluirte entre los autores a ordenar, me ha gustado el detalle. Nunca pense que se pudiera encontrar la inspiración en el rincón de cualquier estante vacío….Voy a mirar mis rincones a ver que me ecuentro 😉
Un abrazo.

27 09 2009
Aryán

No, me resisto a ordenar mi biblioteca según un criterio más creado por el hombre, otro convencionalismo al fin… como el alfabeto, y que realmente no existe. ¿Por qué la A es capitana del equipo y no la F? ¿y si las letras estuvieran descontentas y mañana hicieran una revolución o se fueran de excursión y se perdieran? Entonces, ¿todas las bibliotecas del mundo tendrían que recolocarse?
Así que propongo otros criterios:
a).-Color: estantes ordenados según el fenómeno físico-químico asociado a las innumerables combinaciones de la luz relacionado con las diferentes longitudes de onda en la zona visible del espectro electromagnético que perciben nuestros órganos de la visión, y siguiendo el espectro del arco iris, a recordar, rojo, naranja, amarillo… ¿Peros? Ser daltónico, lomos con más de una tonalidad, tener muchos libros de una misma editorial que repite color… Bueno, no sé si útil, pero lindo, y alegre…
b).-Religiosidad: místicos (San Juan y Santa Teresa), ascetas (Fray Luis, Tagore), curas y religiosos/-as (Lope de Vega, Sor Juana Inés de la Cruz), creyentes de andar por casa y fanáticos, tránsfugas de las creencias (T. S. Eliot), agnósticos, ateos, materialistas militantes y hasta seguidores de “el otro lado”, desde “Una temporada en el infierno” a las vampiresas de las letras, como Delmira Agustini. ¿Pero si en la categoría “curas y religiosos-as” ponemos a Viera y Clavijo, Cairasco de Figueroa, Graciliano Afonso… , no quedaría mucha literatura canaria junta, quedando ordenada al fin y al cabo esta balda según un criterio geográfico demasiado específico?
c).-Altura: la de toda la vida, no los centímetros que mide tal libro, ni la catadura moral de los autores, que no somos nadie para juzgar a nadie y en esto de la literatura no viene al caso. Hablo de grandes hombres y mujeres frente a los bajitos, o menuditos, como diría mi abuela, lo cual no tiene nada que ver con la grandeza de sus obras. Ejemplos claros: Cortázar y Pablo Neruda, entre los grandotes, y Monterroso o Núñez de Arce, entre esos genios que pasan a la vista más bien desapercibidos. ¿Peros? ¿Debo hacer un curso de cómo miden norteamericanos e ingleses (únicos, cómo no, también para esto) y sus equivalencias centímetros-pulgadas? ¿y dónde establecer la frontera alto/bajito, si un hombre chiquitín hoy era de mucha estatura en el XVII?
Mas seguiré buscando…
Un texto muy inteligente y desbordante de humor, quizá porque ambas cosas van unidas.
Un abrazo.

28 09 2009
Alexis Ravelo

Vaya: olvidé las ideas religiosas. ¿Te has fijado en lo interesantes que son los autores cristianos de los países no católicos (Böll, Chesterton) y lo soberanamente aburridos que son los autores cristianos de los países católicos?
En cuanto a tránsfugas, la mayoría lo fueron de algo. Quizá ese sea un criterio a incluir en la definición de autor literario: Ser un eterno desertor.

28 09 2009
Ruymán

Yo habría incluido también la categoría de aquellos que, más allá del éxito, fueron incapaces de publicar en vida y hoy se les considera genios. Y, por supuesto, la de quienes dejaron obras inconclusas, entre otras.

Para evitar todas esas tribulaciones y no poner en (aún) mayor riesgo mi salud mental, hace años que ordeno mi biblioteca por el tamaño de los volúmenes. Es menos práctico, pero te permite aprovechar el espacio libre entre estante y estante para seguir acumulando más libros que nunca sabes cómo ordenar.

Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: