Imperfecciones 4

27 09 2009

El caballero entra victorioso en la capital del reino, a lomos de su noble corcel, con la doncella a la grupa y la cabeza del dragón arrastrada por la mula de su escudero.

El rey concede al caballero la mano de la doncella. Los esponsales se celebran rápidamente, con pompa, fasto y boato dignos de tal ocasión.

En la noche de bodas, tras retirarse a sus aposentos, la doncella y el caballero ocupan el tálamo y consuman, como es costumbre y santo deber, el matrimonio. Después, agotado, el caballero se sume en el más profundo y dulce de los sueños.

De madrugada, sin embargo, unos sollozos quiebran su descanso. La recién desposada está en un rincón de la alcoba, mirando el hacha en la que arde un fuego que le recuerda al aliento de su único y verdadero amor.


Acciones

Information

5 responses

28 09 2009
Aryán

Y cuando despertó, la princesa ya no estaba allí.

28 09 2009
Alexis Ravelo

El maestro Monterroso, siempre asomando la cabeza de dragón. jejejejejeje

29 09 2009
Dulce

Qué romantico…amores verdaderos y falsos, siempre acaban ardiendo.

29 09 2009
VALK

Me recuerda un poco a Crimen, y eso es bueno.

1 10 2009
MaxEgb

Seguro… que la tenía mas grande¡¡¡
Jajajajajajaja¡¡¡
Por el interés
te quiero
Andrés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: