Pequeñas alegrías

9 12 2009

Pequeñas alegrías

Sí, a veces uno se las lleva, incluso en este mundo que cada vez parece más feo y más aburrido, de vez en cuando ocurren cosas que te interesan y te producen una sonrisilla placentera. Son cosas que dan gustito y que en ocasiones (cada vez menos, hay que reconocerlo) vienen en forma de libro. Como este mes han sido dos y tienen el mismo tema, me refiero a ellas en esta única entrada, en la que intentaré ser más breve que nunca, ya entenderás por qué.

mundosminificción

Me llegan, al mismo tiempo, dos libros dedicados al microrrelato, la minificción, el minicuento o como quieras llamarlo. De hecho, uno de esos libros contribuye a averiguar, desde un punto de vista teórico, qué rayos son, concretamente, ese tipo de piezas narrativas minúsculas que algunos genios cultivaron premeditadamente desde el siglo pasado y unos cuantos nos empeñamos en pergeñar día tras día. El título es Los mundos de la minificción. Lo publica Aduana Vieja y está editado por Osvaldo Rodríguez, con ayuda de Juan Armando Epple y Fernando Moreno. En él figuran las ponencias que pudieron escucharse el pasado año en Las Palmas de Gran Canaria, en Minificción Literaria, unas Jornadas Internacionales de Literatura y Crítica organizadas por la ULPGC con la colaboración del Cabildo Insular. Las firman algunos escritores y estudiosos de merecido prestigio, como los tres mencionados, Francisca Noguerol, Alicia Llarena, María Isabel Larrea o Freddy Vilches Meneses, entre otros. Además, contiene una antología de minicuentos de autores de Canarias, Honduras, Argentina, Chile, Francia y Estados Unidos.

porfavorseabreve_portada72ppp

Y, para antología, la segunda alegría: Por favor, sea breve 2. Nueve años después de la publicación de Por favor, sea breve, la escritora Clara Obligado y la editorial Páginas de Espuma (liderada por Juan Casamayor) vuelven a la carga, reuniendo microrrelatos de más de un centenar de autores bajo el signo de la hormiga y vindicando a Maximino “el Mínimo”, líder de la secta de los formicarios, “quienes hallaron en la pequeñez de la hormiga el origen del universo”. Un verdadero placer lleno de juegos, con firmas consagradas conviviendo con quienes ya están empezando a dar de qué hablar o lo harán en el futuro. Entre los más conocidos: Juan José Millas, Fernando Iwasaki (de quien te hablaré dentro de poco), Ana María Shua (de quien hablo todos los días), Juan Armando Epple (a quien releo cada semana), Pía Barros y Luisa Valenzuela (que vuelven a sorprenderme en cuanto las recuerdo), Luis Mateo Díez, José María Merino, Gabriel Jiménez Emán (el más visible de los invisibles) y hasta Ramón Gómez de la Serna. Con un excelente prólogo de Francisca Noguerol y bello como objeto como por su contenido.

Como nada es perfecto, ambos libros incluyen cuentos de cierto escritorzuelo calvo que ya conoces y al que puedes saltarte, puesto que ya has leído sus textos aquí. Pero, las cosas claras y el chocolate espeso, no es por eso por lo que escribo esta entrada, sino porque, sinceramente, estos dos libros me parecen no sólo necesarios, sino también interesantes y, por qué no reconocerlo, muy divertidos. Además, qué diantres, ambos huelen que dan gloria.


Acciones

Information

6 responses

9 12 2009
Brida

No es porque haya cuentos tuyos, pero si huelen bien que se quite de delante todo lo demás.

Aunque todos los libros suelen oler bien.. (excepto los de Anaya, que huelen muy, muy raro)

9 12 2009
Pablo Martín Carbajal

Leí “Por favor sea breve 1” y me pareció simpático, en el tema del microrelato me da la impresión de que sólo puedo sacar microconclusiones, sí, me parecen simpáticos… De Iwasaki acabo leer también casi microrelatos, un libro publicado en Páginas de espuma que se titula Ajuar Funerario, y muchos de ellos me gustaron, simpáticos y con ingenio, recuerdo ahora el del Capitán Garfio.

9 12 2009
Max

Esa autoestima “profe”…

13 01 2010
Clara Obligado

Me alegra mucho encontrar este blog y verte, querido amigo, es un poco misteriosa la labor de antóloga que sólo se basa en un libro que llega, quién sabe flotando en qué mares, hasta ella y entonces un cuento le gusta, y lo incluye. Yo diría que estos cuentos son algo más que “simpáticos”, son buenos, y tan difíciles de escribir como un buen poema. Felicidades, entonces, y espero que en algún momento nos encontremos, y deseo, cómo no, seguirme encontrando con tus textos en este mar que es la literatura. Te dejo la dirección del blog de mi taller, tal vez sea un buen sitio para dialogar. Un abrazo, y buen año de la hormiga, Clara Obligado

13 01 2010
Clara Obligado

Olvidé poner la dirección del blog, aquí va:
http://www.talleresdeescrituracreativa.blogspot.com

13 01 2010
Alexis Ravelo

Clara: un honor tenerte por aquí. Lo cierto es que tu labor con este libro me pareció excelente. Yo también espero ese encuentro, y que no sea tarde.
Un fuerte abrazo, sacerdotisa formicaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: