Mis libreros favoritos, 1. Café del Libro La Comedia

7 10 2010

Llevo un tiempo pensándolo y hoy me he decidido: voy a escribir una serie de entradas sobre las librerías de Las Palmas de Gran Canaria.

¿Por qué? Para empezar, porque puede resultarte útil. Algunas de las librerías que mencionaré tienen mucha solera, son populares y están en lugares céntricos. Pero otras acaban de abrir hace poco, son conocidas solamente por los iniciados (que en estas cosas de los libros también los hay, como en el senderismo) o están situadas en zonas algo más alejadas del casco. Eso sí. Hablaré de librerías, no de centros comerciales que venden libros. Cuando necesito unas gafas nuevas, voy a una óptica y no a una farmacia.

En segundo lugar porque soy un vicioso y me gusta hablar de mis vicios. Como he dejado las drogas (no recuerdo dónde las dejé), no está bien visto hablar sobre los beneficios del tabaco y el café (si los tienen), y ya me paso el resto del día hablando de sexo, el único vicio del que me resta hablar en público es el de la frecuentación de librerías, cosa que hago al menos una vez a la semana (si tengo dinero, compro; si no, por lo menos echo un vistazo a las novedades o los relanzamientos; en todos los casos, miro, toco y huelo, ya que mi relación con esos artefactos de papel es casi sensual).

Last but not least, está el hecho de que al margen de megalomanías, politiquerías y filisteísmos varios, sí pienso que Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad con una vida cultural que ya la quisieran para sí otras capitales menos periféricas y con más medios, pero también creo que no es en las oficinas estratégicas, sino en la calle, donde está haciéndose esa cultura; en lugares como estos que algunos gestores culturales seguramente no han pisado en su vida.

Empiezo por la más joven de las librerías que conozco. Un proyecto ilusionante que abrió hace pocos meses en la calle Pérez Galdós (don Benito, aquí no olvidamos nunca que también eres nuestro) y que se llama Café del Libro La Comedia.

Es, de facto, exactamente eso: un café librería o una librería café, que cuenta, además, con una sala de exposición, todo ello gestionado por gente joven con la cabeza bien amueblada y el corazón, al parecer, en su sitio, si observamos la calidad y cantidad de actividades que programan. Hace poco, por ejemplo, leyó allí algunos de sus poemas Verónica García (excelente autora que los madrileños nos han robado y a quien, por tanto, no solemos ver por aquí todos los días) y hoy, dentro de un ciclo de eventos relacionados con Cuba, estará allí nada más y nada menos que Manuel Díaz Martínez.

La Comedia no se queda ahí: programan conferencias, cuentacuentos, lecturas colectivas, talleres y actuaciones musicales. Casi cada tarde (únicamente cierran los domingos) hay un evento al que puedes asistir de forma gratuita o a precios más que razonables.

Pero, además de todo esto, como el lugar es diáfano y agradable, es un sitio idóneo para hacer una parada durante el día, tomar un refrigerio y manosear libros hasta que encuentres el tuyo. Algo a destacar: la sección de poesía dispone de una cuidada selección, cosa que en otros comercios (entiendo que no es la sección más popular) suele estar un poco más olvidada.

Dos libros comprados allí: No me gustaría palmarla, de Boris Vian y Calcomanías, de Oliverio Girondo.

Próxima parada: Sueños de papel.


Acciones

Information

5 responses

7 10 2010
Nisa

Muy interesante lo que vas a hacer🙂 Así conocemos sitios que hasta ahora han pasado desapercibidos injustamente. Yo por lo menos no conozco este, estoy tardando en dejarme caer.

Un besote.

7 10 2010
Pablo Gonz

Un placer leerte, Alexis. En esto del ensayo también demuestras maestría. El tema que expones me queda un poco lejos, como sabes, pero habitar un buen texto no.
Abrazos desde Chile,
PABLO GONZ

7 10 2010
Alexis

Muchas gracias, Pablo. No sabes la alegría que me da que me escribas eso precisamente tú, individuo al que envidio la palabra. Yo también te leo y siempre disfruto mucho.
De todos modos, ¡véngase a Canarias, carajo! Seguiré hablando de librerías y, a lo mejor, luego sigo con los bares, para ponerte los dientes largos. jejejejeje.
Un abrazote.

8 10 2010
Pablo Gonz

Está pendiente la visita, Alexis. Tengo escalas programadas (en sueños) para visitar La Palma, Gomera (que ya conocí y me encantó) y Gran Canaria, naturalmente.
Abrazos fuertes y gracias por leer.
PABLO GONZ

9 10 2010
VALK

¡Genial, todo!. ¡La idea, la Librería,….Todo!. A los que, como yo, estamos bastante alejados (por motivos ajenos a nuestra voluntad) de las novedades más acertadas (que no vendidas) y de las joyas (aún por descubrir) en el Arte de la Literatura, nos haces un gran favor. Gracias.
En ocasiones, Rafa y yo hemos hablado de abrir una Cafebrería en Teror, y cada vez se nos hace más tentativa la idea, pero como siempre, la gran guadaña del absurdo y más estúpido invento llevado a cabo por el hombre, el dinero, viene y nos sega la cosecha de ilusiones, (pero no las ganas de seguir sembrando, ¡eh!). ¡Ojalá, más pronto que tarde, podamos realizar ese sueño!. ¿¡A que la idea es genial!?, no sé, algo tipo Esdrújulo, pero del tamaño del Yurfa (no sé si escribía así), porque Teror es un Pueblo con muchísima Cultura Canaria, y General, y no hay un sólo sitio donde puedas ir a tomarte un Té o Café, leyendo un libro escogido de una estantería de dicho sitio, y con la certeza de que ningún ruido que no pertenezca, por derecho propio, a la Naturaleza, va a distraerle de su lectura………….y esta casa está cargada de libros. Ahora, después de la ida de mi suegra, estoy haciendo limpieza general, y como era de esperar, en ese tipo de limpiezas, te encuentras con cosas que no atinas a saber en qué momento-estado-espacial se colocaron ellas solitas allí, porque en casa, nadie da razón de las mismas, o dicen, no conocer su procedencia, jajajj….. En fin, que entre todo un “Galimatías” de cosas, he encontrado Títulos de libros, que habían sido injustamente desplazados, por el rígido patrón neuronal, a zonas insospechadas del cerebro, y que al resurgir de las cenizas (o en este caso, de sobrevivir, al ataque, siempre mortal, de las pezuñitas de mis niños, jejej), me han abierto el voraz apetito de esa lectura olvidada, y que ya he empezado a releer.
Aquí te dejo unos títulos cogidos al azar: La Guerra del Fin del Mundo, de Mario Vargas Llosa, edc. 1981, Cinco horas con Mario, Miguel Delibes, edc. 1966, El Abogado del Diablo, Morrist West, edc. 1972, Siete Relatos, Jose María de Areilza, edc. 1987, 100 Años de Honradez, Fernando Vizcaíno Casas, edc. 1984, Moliére, José García Mercadal, edc. 1963, Durruti 1896-1936, Rai Ferrer, prólogo de Enrique Tierno Galván, edc. 1996, Cuentos de Mi Tierra de Josefina Mujica, y Festín de Tiburones, de Mariano Sanchez Soler, edc. 1991, y no sigo, porque ya tengo los brazos cansados de escribir (son gajes del Takayasu), que si no……¿A qué es interesante lo de la Cafrebrería en Teror?.
Lo dicho, una Genial Idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: