Gdeim Izik

27 10 2010

Foto tomada de resistenciasahraui.blogspot.com

Parece que todo es como debe ser, pero hay una punzada ahí, en alguna parte entre el cerebro y el pecho, que te dice que hay algo que no va como debería. Hay algo que no está en su sitio cuando los dueños de la casa duermen a la intemperie y se les niega hasta el pan y el agua. Algo no anda bien si quienes deberían pedir permiso son quienes lo exigen; si el agresor, el torturador, el usurpador, el asesino son premiados mientras se criminaliza a sus víctimas. Y, seguramente, hay algo que está completamente al revés si son los activistas quienes piden calma, las fuerzas del orden las que causan el desorden, las que lanzan piedras y disparan a los niños, las que intentan romper los cercos que delimitan el territorio en paz. Pero, definitivamente, hay algo que no está en su lugar (ahí, en tu cerebro y en tu pecho) si contemplas todo eso con indolencia, desde la ventana, sin hacer nada más que bajar la persiana y tomar tu café leyendo en el periódico la  noticia de la muerte de un octópodo adivino.


Acciones

Information

2 responses

27 10 2010
VALK

Sí, y que los que queremos hacer y estar allí, defendiendo a capa y espada a nuestros hermanos saharauis, no podamos ahora por las circunstancias de la salud, jode (perdón por la expresión), duele y mata. Porque ayer, mientras leía la noticia, y no la del pulpo, sino la de otro niño más muerto sin razón, la impotencia se convirtió en llanto.
Necesito acabar la carrera de Psicología, de la que el Takayasu me ha apartado durante nueve largos años, sólo para poder “actuar”, de la única manera que puedo hacerlo, porque es la única que el Sr. Takayasu me permite, y es la de trabajar para una asociación de Psicólogos, que operan por todo el mundo, y no sólo detrás de una cómoda mesa de despacho. La Psicología, si la sientes, va mucho más allá.
Sólo deseo que esta enfermedad rara, me permita, antes de que me gane la batalla, salir de detrás del periódico, de delante del televisor, o al oído de una radio, y pueda dejar de llorar de impotencia, y que mi llanto, si lo hay, cambie su sentido, y sea un llanto de agradecimiento cuando a uno sólo de esos niños, le pueda secar sus lágrimas, y ofrecerle todo lo bueno que puedo darle.

11 11 2010
Dulce

Y decir que todos están locos y cómo está el mundo no vale para nada, entonces pienso, y no soy la primera que lo ha dicho…¿qué debemos hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: