Como los osos

31 01 2011

Dirás que últimamente tengo un poco abandonado este blog. Y yo te diré que tienes toda la razón. Otros trabajos, otras ocupaciones relacionadas principalmente con acaparar alimentos para tiempos de escasez y en general poco compatibles con la escritura de microrrelatos (algo que, si se quiere hacer en serio, requiere más tiempo de lo que parece)  me mantienen apartado de lo hiperbreve. Es una etapa y no se puede forzar la máquina. Ya habrá épocas más tranquilas.

Pero quiero aprovechar un ratito libre para insertar aquí el resultado de algunos pequeños juegos y recordarte así (y proponerte que juegues también a ella) la existencia de una técnica llamada lipograma. Las letras no son grasientas, pero a veces es divertido sustraerlas del cuerpo del texto. Un lipograma es eso: un texto que ha sido escrito evitando una o más vocales. Se cultiva desde la antigüedad y, entre la nómina de ilustres que lo han frecuentado (o, al menos, visitado), están Alonso de Alcalá y Herrera, que en 1641 dio a conocer Varios effetos de amor en cinco novelas ejemplares (libro que estoy buscando), Óscar de la Borbolla (Las voces malditas) y  Jardiel Poncela. Incluso los maestros del humor, esos completos extraterrestres que son Les Luthiers, han jugado al lipograma. Como muestra, escucha Papa Garland Had a Hat and a Jazz Band and a Mat and a Black Fat Cat. Pero, si algún contemporáneo merece ser citado como autor de lipogramas, ese es Georges Perec, con su La disparition (El secuestro, en español). Para saber más, tienes el Diccionario, la Wikipedia y la estupenda “Introducción” de Antonio Fernández Ferrer a su edición de los Ejercicios de estilo, de Raymond Queneau (donde encontrarás muchos más juegos posibles).

Yo, en estos días, jugando junto con los talleristas de Factoría de Ficciones, he parido (o abortado) alguno, más por aquello de poder decir “eso lo he experimentado” que por otra cosa, que de todo hay que probar en la vida, salvo el crimen y el fascismo. Ahí van estos pequeños homenajes a esos cronopios lipogramáticos que en el mundo han sido:

Coromoto es nombre de mujer

Coromoto tiene un dolor que no le duele en el cuerpo, sino en el espíritu. Siente que no tiene eso que debe vivir en ese sitio donde su espíritu es, donde su ser femenino es. ¿Qué es lo que Coromoto siente lejos, como espectro verde, como sol negro que fenece, como luz que murió?

El ente enclenque

Desde que dejé de ser ese ente enclenque, ese ser demente, es Pepe el que me precede en el perecer.

La sábana, la lana, la danza

La sábana da alas a la mañana, a la lana da manchas blancas para danzar hasta acabar gastada.

Hasta aquí, mi parte. Si tienes lápiz y papel, también tú puedes jugar. ¿O es que no tienes las vocales que hacen falta?


Acciones

Information

10 responses

31 01 2011
J Cabello

El verte meterte en ese verde vergel me mete en el menester de querer perderme en él.
Yo no como como con gnomos, cortos, orondos o cojos.
Al alba las alas blancas aparcadas dan para nada.

Es curioso, hace poquito que me dio por jugar a ésto y no recuerdo por qué.

31 01 2011
Emilio González Déniz

Este merengue debe tener tembleque.

(No es por el Real Madrid, es por seguir el juego, aunque la frase no tenga sentido)

31 01 2011
Puri Santana

¡Ay por Dios, llevo un rato intentándolo y no me sale ninguno con tino!
Me voy a planchar a ver si me inspiro ¡leñe!

31 01 2011
Juanjo

Me siento impotente. Por mucho tiempo que dedico, comiéndome el cerebro, no consigo escribir un texto con sentido que deje sin uso ese primer elemento innombrAble.

31 01 2011
Alexis

Juanjo: No hAgAs trAmpA.

1 02 2011
J Cabello

Basta hasta alzar la palabra atada al alma para lanzar la fatal y falsa alarma.

(Me aburro mucho en clase, y sí, hablo de la censura en esta).

1 02 2011
Jose

En las sabanas de la cama, la tempestad. Abrazadas las almas, llega la calma.

2 02 2011
Raquel

No sé si esto vale pero me he divertido escribiéndolo que es lo que importa (ya, ya… ¡cómo siempre con los prólogos cibernéticos!). Aquí va lo mío:

“Como Lolo todos somos.
Seres breves, entes leves.
Mi bilis difícil.
Tu pus.
Alas blancas las pasan a santas.
Pero cuando llega el final,
como Lolo todos somos.”

2 02 2011
María

¡Clamad, clamad, anacaradas damas!
Alta la cara, alzad la adarga, alargad la daga
¡Parad a la parca! ¡Calmadla!

21 02 2011
VALK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: