La memoria en donde no arderá

28 09 2011

Sí, la comunicación, la red, la eficiencia, la comodidad, las indudables ventajas. Pero, cuando mueras, ¿quién actualizará tu perfil de Facebook? ¿Quién leerá esos correos electrónicos que aún seguirán llegándote durante un tiempo? ¿Y qué será de los otros, de todos esos correos intercambiados con amigos y enemigos, con amantes o aspirantes a serlo, con compañeros de trabajo o cómplices en conspiraciones sociopolíticas? ¿Quién recordará el PIN de tu teléfono móvil, cuyo número será borrado de las agendas de los de tus amigos, para dejar espacio libre en la memoria? ¿Qué ocurrirá con el SMS en el que esa persona te decía que te echaba de menos? ¿Y qué será de tus listas de reproducción, de la colección de cine y música que has ido atesorando en el disco duro de tu ordenador, de las fotografías que señalaban los momentos felices? ¿Qué se hará con tus últimos textos, tus últimos borradores, los artículos que dejarás a medias cuando te alcance la siempre inesperada mano de la muerte? Ya no quedará atrás un cajón con manuscritos, una caja de zapatos con cartas de amor, un álbum de fotos, una colección de discos o de películas en vídeo o deuvedé.

Es triste pensarlo, pero hay que pensarlo: nuestra memoria será una larga secuencia en código binario que flotará en las redes como un arca cerrada a la espera de que alguien averigüe una contraseña.


Acciones

Information

4 responses

28 09 2011
César Socorro

Que triste que nuestra memoria este sujeta a medios perecederos; las polillas destruiran con el tiempo los recuerdos plasmados en papel, algún campo magnético acabará con los documentos gravados en algún que otro soporte electrónico, y finalmente el vasto universo de la web se tragará el resto, ocultandolos entre incontables páginas, blogs y demás familia.

28 09 2011
VALK

Qué aún no lo sabes?. Lo hará o lo harán la persona o las personas que una vez te amaron, y esas, jamás olvidan tu contraseña.

28 09 2011
VALK

La verdad que obsevando bien la foto que elegiste es muy, cuánto menos, paradójica. Un chip sobre una huella dactilar. Da mucho para pensar.

28 09 2011
VALK

Bueno, como en tantas otras ocasiones (de tanto en tanto o de mes en mes) cierro el día (y el ordenador) con un microrelato tuyo, y la verdad es que a éste en concreto, esta despedida le viene que ni al pelo.
¿A dónde irán estas despedidas cuando ya no esté?………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: