Movimientos marginales

18 10 2011

Leer la prensa en diagonal es peligroso: el ojo capta palabras sueltas y el cerebro las ordena como le apetece. Por eso he tenido que darme a mí mismo un par de días para pensar en las declaraciones que José María Aznar hizo este domingo a Tali Santos en el periódico ecuatoriano El Universo. Y he tenido que hacerlo porque, al registrar de reojo los titulares, me pregunté si por una vez este hombre de Dios vivía en el mismo mundo que yo. No sabía si había leído bien: el presidente de FAES decía que en España hay un movimiento marginal cuya representatividad no es importante en la vida española. Ahí me interesé por lo que decía Aznar, porque cuando se me habla de un movimiento marginal que no es representativo en la vida española pienso siempre en esos grupos nostálgicos del Antiguo Régimen que homenajean a Franco cada 20 de noviembre, agreden verbal o físicamente a quienes tienen la suerte de no ser como ellos e intentan reventar todo tipo de eventos públicos con cualquier excusa imaginable. Son los de siempre, los que escribían artículos en contra de la Constitución y ahora se aferran a ella para defender postulados espurios; los que atacan el aborto con el mismo énfasis con que exigen la pena de muerte o su sucedáneo de la cadena perpetua; los que invocan la tolerancia para esgrimir su supuesto derecho a que sus hijos no sean educados en la tolerancia. Algunos, incluso, se dedican a abuchear al Presidente del Gobierno durante la fiesta nacional, empañando absurdamente un acto que solo celebran ellos. Hace poco vi a tres de ellos, ya entraditos en años (uno incluso llevaba uniforme de gala) retransmitiendo la última edición de ese mismo desfile, exaltando los años de la dictadura y quejándose de la instauración de la Unidad Militar de Emergencias: casi parecía molestarles que no estuviera pensada para monopolizar la violencia, sino para auxiliar a los civiles. Pero no. El expresidente Aznar, aquel señor bajito que nos metió en la guerra, no se refería a esos, sino al movimiento del 15M.

De nuevo yo andaba en el error: Aznar sigue, como siempre, en su propio planeta privado y piensa que el 15M, que la Democracia Real Ya, que los miles y miles de personas que, ya no solo en España, sino en medio mundo (incluido su adorado Estados Unidos) cuestionan de forma pacífica un sistema que cada día demuestra que no sirve más que a unos pocos, que exigen una democracia avanzada y efectiva, son un grupo (y cito) de “extrema izquierda marginal radical antisistema”. Sí, porque ante la insistencia de la periodista, Aznar (quien, por cierto, llegó a elevar el tono a lo largo de la entrevista) necesitó de cinco palabras para definir al movimiento. Seguro que tú que me lees necesitas solo una palabra para definir a José María Aznar. Yo ya he elegido la mía, pero voy a callármela.

P.S.: Por supuesto, ayer Aznar volvió a hablar acerca del Foro de San Sebastián. Hablaba sobre víctimas y verdugos. No sé si leeré sus declaraciones. Si lo hago, puede que piense en ellas. Si pienso en ellas, puede que escriba algo. O no.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

18 10 2011
Emilio González Déniz

Eso te pasa por seguir las declaraciones de este tipo. La verdad es que no merece ni un segundo de tu tiempo, es un impresentable. Un abrazo

18 10 2011
Alexis Ravelo

Bueno, Emilio, por seguirlo de reojo. Si lo hubiera leído a la primera, no me hubiera sorprendido lo más mínimo. jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: