El maestro y Margarita: la risa de la hienas

23 10 2011

 

A quienes siguen La buena letra (ese espacio en el que cada viernes Eva Marrero y el abajo firmante te damos una excusa para la lectura desde Ser Las Palmas) les debo la entrada correspondiente al primer programa de esta nueva etapa. Aquí está, con algo de retraso, pero con el cariño de siempre:

 

El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov, Madrid, Alianza Editorial, 528 páginas.

En realidad, existen pocos libros imprescindibles. Por eso, cuando damos con uno, nos entusiasmamos. Pero el entusiasmo no resta valor al rigor del juicio:  El maestro y Margarita de Mijaíl Bulgákov es un libro imprescindible, uno de esos libros que es muchos libros (como decía Cortázar en Rayuela), que sobreviven al tiempo, a las circunstancias que parecieron originarlo, a las primeras lecturas en la juventud y aun a las traducciones inexactas.

En principio, trata sobre una visita del mismísimo Satanás al Moscú de los años veinte. Adopta la forma del profesor Voland, un distinguido caballero alemán que se hace acompañar de un grupo de ayudantes (en realidad, una cohorte de demonios menores). ¿Para qué ha venido a Moscú? Lo primero de todo, para sabotear la muelle existencia del establishment literario moscovita, pues el primer blanco de sus trastadas será el Massolit, el grupo literario oficial, a cuyos miembros va a poner en evidencia. Pero todo esto no es más que un primer paso para hacerse con un teatro en el que “el profesor Voland, maestro ocultista” expondrá sus conocimientos al público. El resultado de esta representación, sembrará Moscú de billetes falsos y de señoras en ropa interior. Al mismo tiempo, todos los miembros importantes de la sociedad que se les crucen en el camino a esta panda demoníaca, van a acabar inexorablemente en el manicomio o en el depósito de cadáveres.

Al mismo tiempo, mientras vamos siguiendo las andanzas de Voland y los suyos, se van insertando en la novela capítulos de otro libro, una novela psicológica que transcurre en el Jerusalén del siglo I y cuyo protagonista es Poncio Pilatos. Así pues, tenemos una novela satírica de corte fantástico y, al mismo tiempo, una seria e interesante novela que relee los Evangelios desde una perspectiva realista. Pero aún hay más, porque a estos personajes viene a unirse Margarita, una hermosa dama enamorada de un escritor a quien los miembros del Massolit han defenestrado y que ha acabado en el manicomio después de quemar el manuscrito de su libro.

Curiosamente, el profesor Voland y sus demonios, que se dedican a labrarle la desgracia a todos, ayudan a Margarita a encontrar al maestro y recuperarlo, convirtiéndola en bruja (no hay que perderse, por cierto, el momento en que Margarita se unta el cuerpo con un ungüento mágico y vuela desnuda a medianoche sobre el cielo de Moscú en unos capítulos que recuerdan a El diablo cojuelo, de Vélez de Guevara).

 

En El maestro y Margarita hay críticos literarios que mueren decapitados por tranvías (esto ya es un buen motivo para leerlo), gente que se acuesta en una ciudad y se despierta en otra, gatos que beben vodka y disparan pistolas (por suerte con malísima puntería) y hasta una oficina ministerial en la que los burócratas son obligados por arte de magia a representar, una y otra vez, un número de comedia musical. Cuando uno lee este pasaje, se imagina inevitablemente a todos los administrativos del Edificio de Usos Múltiples cantando un número de My Fair Lady

El resultado es una historia aparentemente disparatada, con un sentido del humor que oscila entre lo más negro y lo más cándido, y que trata, entre otras cosas, de la fealdad del sistema y la libertad individual; y, algo muy destacable, con una descarnada sensualidad que recorre casi cada página. En conjunto, una novela caleidoscópica e inolvidable, que, con toda justicia, figura en la lista de los 100 libros del Siglo XX que publicó Le Monde en 1999.

Bulgákov nació en 1891 y murió en 1940. Era médico y había tomado partido por los Blancos durante la Guerra Civil Rusa. Por eso sus obras teatrales y sus cuentos no eran oficialmente muy bien vistos. Sin embargo, tenían muchísimo éxito y ni lo mandaron al Gulag ni abandonó la Unión Soviética, como ocurrió con otros. De hecho, cuando, en 1930 expresó su deseo de emigrar para poder trabajar en paz, lo llamó por teléfono el propio José Stalin, que era admirador suyo, para convencerle de que no lo hiciera. Bulgákov comenzó a escribir El Maestro y Margarita en 1928, pero él mismo (igual que el personaje de su libro) quemó el primer manuscrito, que luego reescribiría de memoria. Continuaría con ella hasta su muerte, después de la cual su viuda se encargó de preparar una última versión. La novela no sería editada hasta 1966 e, incluso así, lo que apareció fue una versión censurada. La que podemos leer hoy no sería publicada hasta 1989, cuando se publicó comparando todos los manuscritos existentes en ese momento.

Pero, todo esto, a un lector de novelas le da igual. Un lector (como tú, como yo), simplemente, seguirá al profesor Voland y sus secuaces, para pasárselo estupendamente con sus gamberradas y para emocionarse al descubrir que solo hay una cosa que ellos respeten: el amor.

Así pues, para encarar el otoño con una sonrisa maléfica, El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov, en Alianza Editorial, 528 páginas que son de las mejores del siglo XX.

 


Acciones

Information

4 responses

23 10 2011
noel olivares

Todo Bulgákov es imprescindible. El maestro y Margarita, su obra maestra, que el maestro ´nunca vio publicada es la punta del iceberg literario que representa.

23 10 2011
Raquel

Cuando consiga terminarme Rayuela (entre clases y ejercicios), será la siguiente. La apunté mientras conducía (no se lo recomiendo a nadie). Así que ahora, estando en el blog, de aquí no se escapa (por cierto, no sé donde metí el papelito, me vino de fábula).🙂

23 10 2011
Capitán Nombrete

Tú tenías escondido este libro, jodío. La de veces que he leído ese título y nunca se me había ocurrido mirar dentro. Ya tengo necesidad, física, de leerlo.

23 10 2011
Alexis

Noel: recomienda más títulos. No conozco la bibliografía conseguible en España.
Raquel: resérvale tiempo, porque es largo.
Capitán Nombrete: conociendo tu sentido del humor, te va a gustar. Por cierto, se les añora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: