La lechuza de Minerva se queda, como siempre, en tierra

28 10 2011

Te pido disculpas de antemano por esta entrada tan larga, pero desde el pasado fin de semana ando preocupado. Comencé a preocuparme cuando supe la noticia del anuncio de recortes en el área de Cultura por parte del Gobierno de Canarias. El lunes alguien me envió un correo (supongo que de muy buena fe) en el que se nos instaba a quienes trabajamos en el sector a movilizarnos contra el tijeretazo.

Recordé que la lechuza de Minerva alza el vuelo al atardecer y, tras esta pedantería, pensé que este momento de crisis constituía una buena oportunidad para debatir acerca de nuestro modelo de gestión pública de la cultura. Un modelo que es gravoso para el erario público y poco fecundo a la larga, en el sentido de su poca conveniencia si se desea crear un tejido que pueda llegar a autofinanciarse, a elaborar productos exportables, a permitir sobrevivir con cierta dignidad a quienes los distribuyen (sí, los intermediarios tienen que comer), pero también a quienes elaboran los productos culturales (esto es, a la mano de obra). Creí que se pondría sobre la mesa el asunto de los grandes gastos en eventos que tienen más que ver con el espectáculo de masas importado o con la rancia tradición del elitismo exclusivista (o producción de humo grandilocuente) que con la producción de cultura; creí que se hablaría de por qué esos eventos exprimían el presupuesto mientras pequeños proyectos se quedaban en la cuneta. También creí, ingenuo de mí, que se hablaría de modelos de financiación alternativos a la subvención, que podrían ir desde el préstamo para emprendedores o los acuerdos con empresas privadas para apoyar la movilidad hasta el asunto del mecenazgo, figura polémica pero que sería interesante contemplar en época de crisis. Por último, creí que se hablaría de formación, de proyectos de futuro, de acercamiento a la ciudadanía (los consumidores últimos de todo producto cultural) y de cómo ir creando por fin un suelo firme en el cual la industria cultural pudiera ir dependiendo cada vez menos de los poderes públicos (aún teniendo en cuenta las especificidades geográficas, nuestra posición periférica que pone a un productor, a un galerista o a un editor en desventaja con los del resto del país).

Sin embargo, el resultado de esa movilización, es este manifiesto, surgido tras dos reuniones en cada una de las dos capitales. Al fin, tuve otro de mis recuerdos pedantes: El Gatopardo y el mensaje de que hay que cambiar todo para que todo siga igual.

Hoy, aparte de las declaraciones en ruedas de prensa, he leído sendos artículos de Emilio González Déniz y José Oribe que se muestran críticos en parámetros similares a los que planteo en esta entrada.

No pude asistir a esas reuniones. Tengo dos excusas: A la primera reunión no fui convocado; durante la segunda, estaba trabajando. En todo caso, no me molesta lo que aparece en el manifiesto; lo que me molesta es lo que falta.

Como sabes, soy escritor, lo cual me convierte, probablemente, en una de las manos de obra más baratas del país. Por supuesto, lo hago porque quiero. Nadie me mandaba a andar malviviendo de esto, en lugar de hacer caso a mi santa madre, que deseaba que me hiciera calderero, con lo cual, viviendo en una ciudad con puerto comercial, tendría más asegurado el pan. Pero, hechas las necesarias averiguaciones, decidí no ser el responsable último de ningún naufragio marítimo. Así que me dedico a la escritura. Escribo novelas, libros infantiles. También cuentos y microrrelatos, que cuelgo de vez en cuando por aquí. Escribo por encargo obras de teatro o guiones o textos para agencias publicitarias. A veces, las compañías, las productoras o las agencias pagan. Otras veces no. Realizo, también, actividades de animación a la lectura que son muy poco gravosas económicamente hablando y que tienen cierta rentabilidad social a largo plazo. Además, imparto talleres de escritura por cuenta de instituciones públicas (eso cada vez menos), de forma privada o, incluso, gratuitamente, cuando un proyecto me enamora y está destinado a un colectivo que lo necesita.

Aparte, mientras intento echar garbanzos al puchero, como mis libros tienen cierto éxito, recibo llamadas de intermediarios de instituciones para que colabore (colaborar es un eufemismo de “trabajar gratis”) en proyectos por los cuales ellos cobran. Cosa que no me importaría hacer, si no fuera porque cuando se da la oportunidad de “colaborar” con ellos recibiendo algún tipo de remuneración, suelen acudir a otros cuyos libros quizá no tengan tanto éxito pero que son animales políticos más dóciles.

No soy un caso único. Soy solo un ejemplo. En Canarias hay muchos escritores, artistas plásticos, actores, ilustradores, guionistas, bailarines, músicos, directores de cine. Y muchas pequeñas compañías teatrales, productoras y estudios creativos. También algunas editoriales (no todos los editores son piratas o tiburones; algunos intentan ganarse la vida honradamente). Sé que algunos (muy pocos) habrán sido convocados a esas reuniones, de las cuales surgió el manifiesto que enlacé más arriba. Pero, releyendo su texto, me pregunto si pudieron hablar en ellas y, sobre todo, si alguien escuchó lo que decían.

 

Anuncios

Acciones

Information

22 responses

28 10 2011
Ricardo

Me parece que estás un poquito equivocado, será por eso de lo del artista en su torre de marfil, bueno en tu caso de garbanzos. Aquí de lo que se trata es de que han lanzado un ataque directo a la Cultura en Canarias. A toda. Y que ricos y pobres, beligerantes y apáticos, honrados y menos honrados que nos dedicamos al sector cultural lo vamos a tener crudo. A ver a qué editorial llevas ese fantástico libro que estás escribiendo para que te lo publiquen sin ayudas públicas.
Estoy trabajando con el gabinete de crisis, nadie me llamó, yo fui. Se ha convocado a la gente como se ha podido. Si te enteraste y no fuiste, mal por tu parte, no lo reflejes en tu escrito como un mérito. Aquí las iniciativas son de todos y todas las ideas y propuestas son bienvenidas. Lástima que gente tan lúcida e independiente como tu no nos venga a echar una mano. ¿Sabes por qué ves a los de siempre? Porque somos siempre los mismos y no nos lo pensamos tanto para mover el culo.

28 10 2011
Alexis Ravelo

Ricardo:
Y sí, he dicho que estaba trabajando, pero no en un “fantástico libro que esté escribiendo”.
Eso sí, si quieres tirar de hemeroteca, verás que normalmente estoy en primera línea (así que quizá deberías preguntarte por qué no lo estoy ahora). Igual que verás que normalmente edito con una pequeña editorial privada, sin ayudas públicas. Y también que no hay torre de marfil alguna, que no soy más que un currante.
No me importaría que se hubiesen olvidado de avisarme a mí. Pero hay otros muchos trabajadores de base a quienes no se avisó (supongo que por falta de tiempo). Las empresas, en cambio, parece ser que sí fueron avisadas.
Por el tono de tu comentario, ya veo lo bien que se reciben todas las ideas y propuestas.
Pero eso no es lo importante. Lo importante es que si se puede lanzar ese ataque al sector, es porque tenemos un modelo de gestión que lo permite. Y nadie parece estar planteándose cambiarlo. Esa es mi crítica y el asunto principal de esta entrada. Sobre eso ¿qué opinas?
Si quieres debatir, por favor, con argumentos y sin ataque personal. El contrario no es mi estilo ni me apetece.
Un abrazo.

28 10 2011
Rafa Hierro

Querido Alexis,

Como productor de pequeños proyectos he estado y estoy activo desde edad muy temprana. En mis inicios presenté mis proyectos a instituciones públicas y privadas. Tuve suerte, pues en alguna ocasión fui seleccionado por los responsables de ese cometido para llevar a cabo alguna exposición de fotografía, pintura, etc. En toda mi trayectoria, apenas he logrado vender una docena de obras. Sin embargo, ha sido mucha la producción realizada. En el 90% de los casos he tenido que costear los gastos con el producto de mi trabajo como auxiliar administrativo. Estoy agradecido a todas aquellas personas e instituciones que aceptaron mis obras como válidas para ser expuestas en distintos estamentos públicos y privados. Y estoy agradecido porque en los primeros momentos sentí un claro apoyo a mi trabajo, por una parte de amigos que creyeron en mi y de otra por los responsables de organismos públicos culturales. Conozco a muchas personas que desarrollan su cometido trabajando en instituciones públicas o privadas, realizando labores de todo tipo, desde el electricista al responsable de seguridad, hasta cualquier otro cargo o función específica. Siempre sentí una gran satisfacción por la profesionalidad y buen trato recibido de esas personas. Pienso que en la base de la pirámide están esas personas. Y están junto a los que como yo generan la actividad artística desde esa base. Los artistas damos trabajo a muchas empresas, es cierto. También las instituciones públicas se nutren de nuestro trabajo, sin embargo, suele ser complicado lograr la obtención de beneficios económicos por nuestras realizaciones artísticas. Son muchos los que han abandonado por tal motivo y han tenido que cerrar sus estudios o la pequeña habitación de su casa en la que desarrollaban su trabajo. Acepto que existen y existirán artistas que han logrado subir como la espuma, otros seguimos trabajando como y cuando podemos. Ahora son malos tiempos, la ineficacia del sistema y el capitalismo han tocado fondo. Hay mucha gente sin trabajo, familias completas. No digamos en países subdesarrollados, donde el hambre y la miseria está causando estragos desde hace mucho, mucho tiempo. Me siento confundido y no soy capaz de ver con claridad. Aún así, sigo trabajando sin saber si alguna vez podré cubrir gastos. Creo que somos muchos los que, para realizar nuestro trabajo artístico, hemos tenido que trabajar en múltiples profesiones, quizá seamos unos privilegiados, pero es lo que ha tocado hacer. Si, la cultura debe fomentarse al máximo, lo sé, pero la pirámide de la que hablo tiene demasiadas grietas como para que se solucionen únicamente con dinero. El sistema está KO. Desde ese agonía no se puede construir nada bueno. Los problemas irán a más. Debemos tomarnos tiempo para organizarnos y cambiar en lo posible la actual situación, de lo contrario sería pan para hoy y hambre para mañana, por lo que, como bien dices, todo seguiría igual.

Un abrazo

28 10 2011
Alexis

Pienso que tienes razón, Rafa. Precisamente puede que sea un buen momento para preguntarnos adónde estamos yendo y elegir bien los caminos.
Un abrazo para ti también.

28 10 2011
El escobillon » Blog Archive » ¿Y los escritores?

[…] mojan, como casi siempre, los grancanarios Alexis Ravelo y Emilio González Déniz con sendos artículos alojados en sus respectivos blogs cuyas […]

29 10 2011
Enrique Mateu

Querido Alexis:

A mí no me llamó nadie. Cuando me enteré por la prensa del recorte llamé a la Viceconsejería y a Canarias Cultura en Red para que me confirmaran la noticia y me explicaran el alcance de la medida y si iban a dar explicaciones. Por eso me enteré de la primera reunión. Y esto no te lo tomes a mal. Lo cuento solo porque yo creo que eso es lo normal, lo que deberíamos haber hecho todos colapsando los teléfonos, demostrando nuestra preocupación inmediata, y no al revés, esperar a ver si nos llama alguien. Pero somos así. desgraciadamente nuestro colectivo es así, no tenemos “músculo” asociativo y / o reivindicativo.

Respecto al Gabinete de Crisis del Sector de la Cultura en Canarias (nombre largo para definir a todos y todas las personas de la cultura que preocupados por la situación han decidido coordinarse para intentar movilizarnos) decir que hace lo que puede. No hay, o no tenemos, un censo de profesionales del sector para poder contactar. Tenemos que utilizar el boca a boca, las redes sociales, los blogs y poco más. Pero ten claro que está todo el que enterándose ha querido estar. Y todas las personas que lo componen aportan libremente sus puntos de vista y hacemos lo que buenamente podemos.

Por otro lado decirte que tu línea de pensamiento sobre el modelo de gestión cultural es lo que pensamos casi todos (en mi caso con todos los que he hablado). Yo mismo escribí sobre la marcha en mi blog un artículo planteando lo mismo que se llama “ANTE LOS RECORTES; MOVILIZACIÓN E INNOVACIÓN”. De hecho, si hubieras estado en el acto de ayer ante los medios, hubieras comprobado que además del manifiesto, uno de los ejes más importantes fue el ofrecimiento del sector a poner nuestro talento y creatividad para ayudar a la administración y a la sociedad a encontrar un modelo de gestión más sostenible, viable, justo y equitativo.

La decisión de si poner o no en el manifiesto esta cuestión o limitarnos exclusivamente a la parte reivindicativa fue una simple estrategia, puede que equivocada, pero votada y puede que si hubieras estado presente, con esta maravillosa aportación junto con la clarividente de Pepe Orive tal vez hubiéramos ganado de calle en la votación que debíamos incluir tal cuestión en el manifiesto. Y puede que tuviéramos un manifiesto mejor o peor. Pero la mayoría decide. Y decidió. Punto.

Hay un llamamiento general al sector a una asamblea que en el caso de Gran Canaria será el próximo miércoles día 2 de noviembre a las 14:00 horas en el CICCA. No faltes. Buscamos ideas y planes de acción concretos. Díselo a todos los compañeros y compañeras. Esto solo tiene sentido si participamos todas y todos. Juntos somos la esperanza. Separados no somos nada. Y tú ya estás tardando en meterte de cabeza, por favor.

29 10 2011
Antonio

Querido Alexis:

Ya que hay quien no quiere ver
que la cuestión viene de lejos,
recuérdale estos buenos versos:
“No más deberes sin derechos,
ningún derecho sin deber.”

29 10 2011
Moisés Morán Vega

Tengo que decir que me ha gustado artículo Alexis, sereno, claro y directo. Hace pocos días, también hice una reflexión sobre el tema con lleva el título La cultura subvencionada (http://elpatiodeloscangrejos.blogspot.com/2011/10/la-cultura-subvencionada.html) en la que expongo mi opinión y que más o menos, coincide con la planteada por ti, que en el fondo, tenemos que ir a un cambio de modelo cultural, este no nos sirve.

29 10 2011
Alexis Ravelo

Enrique: mi respuesta es larga, así que te la envío en un correo privado.
Antonio: Necesitábamos algo de sabiduría oriental. 🙂
Moisés: la leí. Seguimos necesitando autocrítica.
Un abrazo a todos.

29 10 2011
Capitán Nombrete

Yo, desde la calle, sin tener ni repajolera idea de nada, me siento más inclinado hacia tu postura, Alexis. Hasta ahora, lo que observo sobre la cultura oficial que se genera desde el gobierno. siempre me suena a una cultura elitista más preocupada de vender un producto, sean las islas como destino turístico, sean exportación de producto cultural de alto estanding, etc., que de crear realmente inquietud cultural entre los ciudadanos, en general bastante apáticos en este aspecto (lo que, a menudo, es utilizado como excusa, cuando debería ser precisamente la motivación). Desde luego me preocupa que el gobierno deje de invertir en cultura, siempre lo prefiero a que invierta en trenes o en otros proyectos meramente especulativos y con más componente espectacular y promocional que de deseo de influir en el bienestar de la gente de una manera menos obvia que la meramente material.
En resumen, con más o menos dinero, debería replantearse el propósito de la cultura y creo que ese propósito debe volver a ser más educativo, y transformador, que meramente especulativo, mercantil, como se lo plantean actualmente.

29 10 2011
Benavente

Estimado Alexis. Soy y/o he sido escritor, empleado de banda, empleado de agencia de viajes, periodista, promotor de espectáculos, coleccionista de sellos, de banderines y pins de equipos de fútbol, soy futbolero y algunas cosas más. He leído atentamente tu planteamiento y deduzco que no estás de acuerdo con la actual política cultural del Gobierno de Canarias. Me gustaría sabre sio lo estuviste alguna vez, me refiero de acuerdo. Después también me gustaría saber si alguna vez solicitaste algún tipo de colaboración económica a alguna institución oficial o desde el principio renunciaste a esa posibilidad.
También te quería comentar que no sé si sabes que en el contexto de la Cultura en el mundo hay como dos grandes modelos culturales: el anglosajón [más bien norteamericano] que dice aquí lo que quiere el mercado es lo que se hace y punto y no hay ayuda pública económica a ninguna iniciativa, razón por la que Woody Allen, entre otras cosas, era un Dios en Europa y un mindundi en Estados Unidos; y, a riesgo de ser reduccionista, el modelo francés, de corte europeo en el que se distingue entre ocio o entretenimiento y Cultura, con letras grandes, y es en este caso en el que el Estado dice señores de la gran Cultura, la que no es rentable o comercial, me ocupo yo con múltiples variantes, o sea, con fórmulas puras al cien por cien o híbridas, es decir en colaboración con la iniciativa privada.
Ahora Europa ha dicho que la Cultura es el gran motor económico y que es la Cultura y la emprendeduría cultural la que nos va a sacar de la crisis. Sin ir más lejos, en el reciente Congreso de Cultura en Polonia la opinión mayoritaria era que la Cultura era la locomora más potente de la economía mundial.
Luego, te quiero preguntar si tú optas por alguno de estos modelos o tienes uno particular, que me gustaría conocer, o si no tienes ninguno y lo que dices es una declaración de buenas voluntades.

29 10 2011
Alexis Ravelo

Benavente: son unas cuantas preguntas a la vez.
En cuanto a la política cultural del Gobierno de Canarias, ha habido cosas con las que estoy de acuerdo y otras con las que no. Alguna vez empresas que gestionaban presupuestos del Gobierno me han encargado trabajos puntuales escribiendo, diseñando actividades de animación a la lectura o impartiendo talleres. Aparte de eso, he impartido varias ediciones de talleres de escritura en una biblioteca pública. Ah, y en una ocasión solicité una bolsa de viaje para presentar un libro en la Península. Lo justo para el viaje y una noche de hostal. Y, la verdad, no puedo quejarme porque no necesitaba más. Los bocadillos me los pagué yo. Creo que más o menos eso, sin tantos detalles, lo explicaba más arriba y puedes verlo también en la página “Información seria” de este blog. Alguna vez, productoras teatrales o editoriales solicitaron ayudas con textos míos o me instaron a solicitarlas, pero no recuerdo haber pedido una subvención.
Yo no tengo un modelo. Conozco esos modelos y me atrevería a apuntar a un modelo mixto, pero no soy tan sabio ni estoy tan informado como para hacer una propuesta firme. Sin embargo, pienso que esta política cultural tiene agujeros muy gordos si el hecho de este recorte puede “acabar con la cultura en Canarias”.
Sí que tengo claras algunas cosas. Por ejemplo, que hay cosas que deben contar con todo el apoyo público (las bibliotecas, la conservación del patrimonio, la formación y la movilidad, la edición de textos importantes de nuestra tradición literaria) y otras en las que el dinero público debe invertirse para fomentar la creación del tejido, pero no haciendo que los productores resultantes dependan exclusivamente de lo público. Por ejemplo (para ceñirme a un sector del que no ando lejos), el Gobierno no debe subvencionar directa (o encubiertamente) ediciones de novedades editoriales, pero sí es conveniente que contribuya a que existan editoriales en nuestro ámbito geográfico y que puedan competir con el nacional. ¿El sistema? No lo sé: préstamos, ventajas fiscales, apoyo a la movilidad. Pero la subvención directa de proyectos no sirve para crear tejido a largo plazo, sino para fomentar el clientelismo. En fin, el tema es largo y es solo un ejemplo.
Por abundar en el tema, el año pasado se realizaron unas mesas de diagnóstico del sector. Lo que surgió fue esto: http://www.planculturacanarias.net/uploads/Plan%20Canario%20de%20Cultura.pdf, pero no sé si es suficiente.
Lo que me ocurre con este manifiesto, lo que origina mi desencanto, es que lo que propone es más de lo mismo. Y si lo que se logra tener, después de tanto manifiesto y tanta movilización, es lo mismo, nos enfrentaremos a idéntica situación cada vez que el Gobierno plantee un recorte, porque dependeremos tanto de él que cada vez que un técnico presupuestario dé un tijeretazo, miles de puestos de trabajo se perderán.
Espero haber contestado a todas las cuestiones que me planteabas. Yo, a cambio, solo voy a pedirte una cosa: tu nombre.
Un abrazo.

30 10 2011
Víctor

Hola Alexis. Echa un vistazo a los mensajes de respuesta de la entrada sobre el tijeretazo en el blog de Eduardo García Rojas, El Escobillón, porque he dejado dos posts con un montón de ideas alternativas a la crisis. Yo no me quejo por la situación ni propongo que las cosas sigan igual. Doy alternativas.
Un abrazo.

30 10 2011
Alexis Ravelo

Víctor: leídas (creo, porque las firmas con otro nombre).
Algunas me parecen interesantes. Otras algo ingenuas. Por ejemplo, conseguir un distribuidor nacional no es ningún problema. El problema es poder editar la cantidad necesaria de ejemplares para tener presencia en las librerías de todo el país. Y el almacenaje, el tratamiento de las devoluciones (por ejemplo, si eres un editor de aquí y tienes devoluciones en Península, ¿qué te sale más rentable: pagar los gastos de almacenaje, traerte de nuevo los ejemplares o destruirlos? Porque venderlos de saldo, mientras el contrato esté en vigor, no puedes.
Pero, bueno, son detalles. Y lo que yo piense no deja de ser una mera opinión. Y que se hagan propuestas está muy bien.
Un abrazo.

30 10 2011
Víctor

Lo que tú haces es justo lo que hace falta, es decir, ir puliendo detalles. Las ideas pueden ser buenas o malas, factibles o ingenuas, pero son ideas al fin y al cabo que poder madurar entre muchas mentes pensantes. Y lo mejor de todo es que ninguna de ellas necesita de financiación oficial.
Respecto a la duda que planteas sobre las devoluciones, pregúntale a la gente de 23 escalones. Ellos ya la han resuelto.

30 10 2011
Alexis Ravelo

Sí, ellos trabajan en principio en digital y después sirven en papel bajo pedido, según tengo entendido. A mí me parece una fórmula imaginativa. Su catálogo es interesante (he reseñado algún libro suyo en este blog) y creo que son gente imaginativa y valiente.

30 10 2011
Víctor

Además, las editoriales pequeñas de muchas otras comunidades se enfrentan al mismo problema que tú apuntas: grupo Ajec, por ejemplo, que tiene sede en Baleares, controla todos esos aspectos perfectamente y tiene novelas en todo el país. Y es una editorial muy pequeña, igual que las canarias. Otro ejemplo: Albemut, que trabaja desde Jerez. Editoriales pequeñas y alejadas de los “centros neurálgicos” del país pero que hacen muy bien su trabajo.

30 10 2011
Alexis Ravelo

Sí, pero, por ejemplo, en península y Baleares los costos de mover cierto volumen de ejemplares no son los mismos que en Canarias (a no ser que optes por la vía, más directa, pero todavía minoritaria, de 23 escalones). Si hablamos de la edición convencional (hoy por hoy mayoritaria, pese al avance de las alternativas digitales) la desventaja sigue siendo evidente. El de la edición, la distribución y, en suma, la entrada en el mercado nacional es un debate largo y hay que plantearlo aparte. El tema de este post era, digamos, más general.
Pero, evidentemente, algún nos va a tocar sentarnos a hablar sobre eso, con cifras en la mano, ver alternativas, etc.
Tomo nota del dato de Albemut, que no conocía. Gracias.

31 10 2011
Mario Vega

Querido Alexis,
Como tu opinión, a mi personalmente, me gusta e interesa. Por que creo que en muchas cosas de las que dices tienes muchísima razón. Por que en las cosas que discrepamos estoy seguro que podemos llegar a acuerdos.
Me encantaría que estuvieses en la asamblea del miercoles.
Un beso enorme
Mario

31 10 2011
Alexis

Gracias, Mario. Sé que lo entiendes porque tú eres uno de los de verdad, de los que arriesgan.
Besote para ti también.

3 11 2011
Tamaimos » Los recortes a la cultura subvencionada

[…] añadido de venir de acreditados nombres de la cultura. Aquí les dejo una muestra: César Yanes, Alexis Ravelo, Jaime Falero, Luis Antonio González Pérez y Emilio García […]

30 12 2011
Quedas despedido, 2011 « Ceremonias

[…] tuvimos que explicar a un político la diferencia entre un físico y un poeta, descubrimos que  a quienes nos gobiernan la cultura les importa exactamente tres pepinos, aunque también hemos tenido que repensar qué es exactamente eso de “la cultura”; en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: