Un Casanova diferente

9 12 2011

La amante de Bolzano. Sándor Márai. Barcelona. Salamandra. 281 páginas.

Para que luego no me digas que me paso la vida recomendando salvajadas, hoy te traigo La amante de Bolzano, de Sándor Márai, uno de esos autores que son para leerlos con tranquilidad, de forma reflexiva y disfrutando de cada palabra.

La amante de Bolzano está inspirado en un determinado momento de la vida del famoso Giaccomo Casanova: cuando en 1756, se fuga de los Piombi, la prisión de los Plomos de Venecia, donde está encarcelado, y escapa de la ciudad acompañado por Balbi (un monje que ha colgado los hábitos y que se le une como servidor). Se dirigirán a Bolzano, que en ese momento no pertenecía a Italia. Eligen precisamente esa ciudad porque Casanova busca encontrarse con Francesca, la única mujer a la que ha amado y a quien perdió en un duelo con el Duque de Parma, un hombre maduro con quien, finalmente, ella se casó. En el momento de su llegada, se prepara un baile de máscaras (ya sabemos que son la especialidad de Casanova) que el aventurero podría aprovechar para acercarse a Francesca. Sin embargo, se va a llevar (y nosotros con él) una enorme sorpresa.

Nos presenta Márai a un Casanova muy distinto del que nos pintan las crónicas: un hombre que no está pasando un buen momento y que está obsesionado con recuperar a su primer amor; una relectura del mito del amante frívolo despojado de todos los ropajes de la leyenda y la hazaña amorosa. Pero también destruye dos arquetipos importantes: el del marido burlado (el personaje del Duque de Parma en esta novela no es, precisamente, un  perdedor) y el de la dama como “pieza” de cacería (porque comprobaremos que Francesca no es, ni mucho menos, una mujer pasiva que se deje manejar por los hombres).

El tema del triángulo amoroso prolongado platónicamente en el tiempo es un asunto casi recurrente en las obras de una determinada época de Márai (Divorcio en Buda, La herencia de Eszter, El último encuentro y esta misma). Sin embargo, ataca este tema de forma muy distinta cada vez, con argumentos y personajes renovados y arrojando nuevas perspectivas. Aunque, eso sí, con la enjundia y la elegancia que caracterizan su estilo.

Márai fue húngaro, burgués y nacido con el siglo xx. No fue, precisamente, un escritor maldito. Sus novelas, obras de teatro y artículos periodísticos gozaron de gran popularidad tanto en Hungría como en el resto de Europa, hasta que, después de la guerra, Hungría entra en la órbita soviética y Márai sale con su mujer del país, instalándose definitivamente en Estados Unidos. Sus últimas décadas las pasará en San Diego, California, siempre junto a su esposa Lola, su único amor, mientras sus obras son proscritas y su fama cae en el olvido durante treinta años. La lectura de Diarios 1984-1989 (también publicados en España por Salamandra) nos muestra a Márai y a su mujer ya ancianos, en medio de un mundo que no es el suyo, viendo de lejos cómo en Europa comienza a reivindicarse su trabajo. Pero ya es tarde: Lola fallece tras una larga y angustiosa enfermedad y, meses más tarde, Márai, con 89 años, y ante la perspectiva de la invalidez y la agonía, prefiere quitarse la vida. Es el 21 de febrero de 1989.

Paradójicamente, esto marca el comienzo de la recuperación de la obra de Márai para el gran público. En la actualidad, goza de una gran popularidad en muchos países, entre ellos, España. Y podría parecer extraño: la suya es una narrativa sin grandes alardes ni demasiados giros, con largos parlamentos casi teatrales, lo que él mismo denominó como una literatura burguesa. Sin embargo, sus novelas atrapan desde la primera a la última página y el lector recuerda cada uno de sus títulos con cariño, como se recuerda siempre a esos libros que nos desvelan alguna verdad. Quizá sea por su fino olfato psicológico, o por la manera veraz en que analiza las relaciones humanas.

Sea como fuere, Márai es un autor para no perdérselo y, una estupenda manera de empezar a acercarse a él es esta novela: La amante de Bolzano, editada en Barcelona por Salamandra, 281 páginas que nos muestran que las cosas no siempre son lo que parecen.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: