Un poco de lógica

2 01 2012

Queridos Reyes Magos:

Este año (como el anterior) tampoco he sido demasiado bueno. Bebí, fumé, me di a la fornicación, a la blasfemia y a la herejía. Pero ustedes saben que, en el fondo, no soy mal chico y que puedo reformarme. Así que les firmo desde ahora esa letra a noventa días del “pero les prometo que este año sí que me voy a portar bien”, a cambio de que me traigan lo que pido en lugar del acostumbrado carbón.

Sé que no puedo pedir pelo para este cráneo desierto; el cabello es como el amor: una vez se pierde, perdido está, irremisiblemente. También sé que no puedo pedir juventud ni una vida más larga, porque eso depende solo de mi corazón y del Padre Tiempo.

Solo pido un poco de lógica. Y ni siquiera la pido para mí.

Pido lógica para el Gobierno de este país, que, al parecer, se propone reactivar la economía y acabar con el paro empobreciendo a las clases medias, congelando salarios y destruyendo o precarizando empleos.

Pido lógica para los votantes de ese Gobierno que al parecer andan contentos con su subida de las pensiones, sin percatarse de que las medidas fiscales adoptadas casi al mismo tiempo la harán inútil.

Pido lógica también para el principal partido de la oposición, que dice defender el Estado del Bienestar que contribuyó a socavar en sus sucesivos gobiernos.

Y pido algo de lógica, last but not least, para aquellos que están contentísimos con las actuaciones de una Casa Real que desde 2006 sospechaba que uno de los suyos (que ahora parece no ser de los suyos) andaba presuntamente metido en asuntos “irregulares” y, sin embargo, no lo denunció; y para quienes piensan que esta monarquía nos sale rentable a quienes no la votamos pero contribuimos a pagarla, porque, en resumidas cuentas, tener una familia real hace bonito, pero quizá sea eso lo único que hace.

Con eso me conformaría, con un poco de lógica. Tan solo eso. Un poco de lógica para que el día 7 de enero este país esté un poco más lleno de sentido; para que los títulares de los medios sean un poco menos contradictorios; para que el mundo resulte un lugar un poco menos absurdo. Me conformo con ese poquito de lógica.

Y eso ya será regalo suficiente. Porque, como decía al principio, sé que no me he portado demasiado bien y, por tanto, pedir lo que quiero realmente, esto es, que un mal rayo los parta a todos por la mitad 26 veces, es pedir demasiado.

Nada más. Repito: les prometo que este año sí que me voy a portar bien.

Firmado:

Un atónito lector de periódicos.

Posdata: El carbón, en sacos de 5 kilos, por favor. Mi barbacoa es de las pequeñas.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: