Antigua luz

2 11 2012

¿Recuerdas la última vez que disfrutaste con una descripción de cuatro páginas de la imagen fugaz de una mujer desnuda en el espejo?

Entre tanta novedad editorial innecesaria y tanto libro de esos que se promocionan como “el libro que ha conmovido a millones de lectores”, pero que no son capaces de conmover a un solo lector (para el caso, este que escribe), hace un par de semanas me encontré con una de esas novelas que te hacen pensar que no todo está perdido y que la buena literatura aún existe.

Antigua luz, de John Banville, Madrid, Alfaguara, 293 páginas.

Se trata de la nueva de John Banville, Antigua luz, una novela bellísima (sí, he empleado ese adjetivo porque lo merece) cuya prosa, al margen del asunto del que esté tratando, ya es de por sí un verdadero placer.

El protagonista y narrador de Antigua luz es Alexander Cleave, un viejo actor de teatro, ya retirado, que, en medio de la pena, compartida con su mujer, por el suicidio de su hija (una joven que, al parecer, tenía problemas emocionales), rememora a la señora Gray, con quien tuvo una tórrida aventura cuando él tenía 15 años y ella 35. La señora Gray, que era la madre del mejor amigo de Alexander, le descubrió a este los misterios, no solo del sexo, sino de su propio cuerpo y de las relaciones entre los seres humanos.

Al mismo tiempo que intenta recordar, preguntándose que habrá sido de la señora Gray tantos años más tarde, Cleave conocerá a una joven actriz que está también pasando por un duelo y junto a quien intentará entender el sentido final de los actos de esas mujeres (la señora Gray y su propia hija) que marcaron su vida, una en su juventud y la otra en su vejez.

No cuento más, para no destripar el argumento, pero, como en las buenas novelas, pronto vamos a descubrir que las cosas no son lo que parecen y la historia adquirirá una gran complejidad conforme vayamos acercándonos realmente a la interioridad de los personajes.

Antigua luz es un libro de esos que combinan con sabiduría la levedad y el peso, un libro que trata sobre el tiempo y las trampas de la memoria, sobre el amor y el sexo, la muerte y la amistad, y sobre lo que creemos saber y lo poco que sabemos realmente acerca de la vida.

 

No por casualidad, a John Banville se le suele comparar con Vladimir Nabokov y se le señala como heredero literario del ruso, por su elegancia, su manejo de la técnica del contrapunto, de la ironía y del humor negro. Pero Banville no es ruso, sino irlandés: nació en 1945 y es uno de los escritores europeos más prestigiosos del momento. En 1989 fue finalista del Premio Booker con El libro de las pruebas y lo ganó finalmente en 2005 con El mar. Ha publicado diez o doce novelas: El intocable, Eclipse, Imposturas y Los infinitos.

Si tus gustos se orientan hacia la novela negra, puede que el nombre de John Banville no te diga demasiado, pero seguro que sí te suena el de Benjamin Black. Así es como ha firmado una serie de novelas ambientadas en la Irlanda de los años 50 y protagonizadas por Quirke, un médico forense alcohólico que ya a aparecido en tres de ellas: El secreto de Christine, El otro nombre de Laura y En busca de April. Benjamin Black gusta mucho y se vende muy bien. Pero también vale la pena acercarse a ese otro escritor que es el mismo hombre, John Banville, que tiene un estilo sencillo y elegante, sin aspavientos, que nos sumerge en historias aparentemente sencillas que en realidad no lo son en absoluto, porque tratan sobre los seres humanos con una seriedad y una profundidad que nos ponen frente al espejo y nos hacen pensar en nuestros propios prejuicios y en lo poco que sabemos realmente de nosotros mismos y de aquellos que tenemos cerca.

Así pues, para esta semana, pese a que sea una novedad editorial, te recomiendo esta novela: Antigua luz, de John Banville, publicada en Madrid por Alfaguara, 293 páginas de esas que nos reconcilian con la literatura.

[Si te apetece escuchar el audio de La Buena Letra de esta semana, donde, además de repasar la cartelera con Junior y de homenajear a Agustín García Calvo, nos cargamos Donde el corazón te lleve, de Susanna Tamaro, pincha aquí]


Acciones

Information

One response

10 01 2013
Antigua luz | el traspatio

[…] por las alabanzas que recogían varios artículos, especialmente el de Alexis Ravelo y Ricardo Martínez, me animé a comprar un ejemplar de esta novela considerada por muchos como la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: