Contra las cuerdas

9 11 2012

Esta semana el Tribunal Constitucional me dio una alegría a mí y un disgusto a Jorge Fernández Díaz y me acordé de esta novela que acaba de salir hace poquito: Contra las cuerdas, de Susana Hernández.

Contra las cuerdas, de Susana Hernández, Barcelona, Alrevés Ediciones, 286 páginas.

Contra las cuerdas es novela negra de la buena, de la que huele a moho y cenicero, como debe ser, aunque no deje de echar un buen vistazo a lo cotidiano, a cómo vive, trabaja o se divierte la gente normal de cualquier ciudad. La ciudad, en este caso, es Barcelona y quien conoce esa ciudad (personalmente o a través de tantas y tantas buenas novelas) la revisita con placer de la mano de Hernández.

La espina dorsal del argumento de Contra las cuerdas es la caza de un asesino y violador hijo de mala madre, que se está dedicando a secuestrar y torturar a mujeres, y a violarlas con un cuchillo jamonero antes de estrangularlas. Así de fuerte es el arranque de esta historia protagonizada por dos personajes que ya aparecían en Curvas peligrosas, la novela anterior de Hernández. Se trata de las subinspectoras Rebeca Santana y Miriam Vázquez. Mientras que Miriam es una divorciada de mediana edad, de gustos bastante pijos y muy mala leche, Rebeca Hernández es una joven psicóloga reconvertida en policía (un día tenemos que hablar de esto de los polis psicólogos, que abundan en la literatura reciente), se mueve en Harley Davidson y es lesbiana. Esto último me gusta. ¿Por qué me gusta? Porque Hernández no cree en eso de que haya una literatura LGTB, sino que parece opinar (y en eso la secundo) que la homosexualidad debe comenzar a verse como algo normal en los personajes de cualquier novela, sobre todo de la novela negra, que debe tender a reflejar la realidad. Y en la realidad debemos aprender a ver con normalidad que cada uno haga con su sexualidad lo que le dé la real gana.

Así pues, Rebeca, nuestra prota, es lesbiana. Pero está pasando un mal momento: por un lado, está en medio de una crisis con su pareja; además, su madre, que cumple pena de prisión, le da muchos quebraderos de cabeza y, para rematar la faena, comienza a recibir anónimos amenazantes de alguien que se la tiene jurada. Y, en medio de todo esto, surge el caso de este asesino múltiple que la va a coger con la guardia baja y acabará poniéndola, como anuncia el título, contra las cuerdas.

Hernández nos ofrece lo que pedimos a un pulp: intrigas, violencia, persecuciones, algunos necesarios toques de humor, diálogos rápidos y laberintos emocionales para todos los gustos, con un erotismo muy bien dosificado a lo largo de todo el texto.

No cuento más, pero el resultado es una novela fresca, rápida, que se mueve hacia delante con mucha soltura y se soluciona de manera muy verosímil, después de hacer que nos encariñemos con los personajes y lleguemos a entendernos muy bien con ellos.

 

Además del libro que inauguraba la serie, Curvas peligrosas, Susana Hernández ya había publicado otras dos novelas: La casa roja y La puta que leía a Jack Kerouac, pero parece haber encontrado el filón en en estas dos policías, Santana y Vázquez, de quienes parece andar tramando ya la siguiente entrega.

Hernández es de Barcelona, estudió Imagen y Sonido e Integración Social y compagina estudios de Investigación Privada y Psicología, mientras hace crítica musical y literaria y crónicas deportivas para diferentes medios.

Una mujer, en suma, polifacética de quien creo que aún están por venir los mejores textos. Conviene no perderle la pista y leernos esta novela que es de las que no nos duran más de un fin de semana: Contra las cuerdas, de Susana Hernández, publicada en Barcelona por Alrevés, 286 páginas que, con tu permiso, le voy a recomendar muy especialmente al Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, porque seguro que le va a encantar, se lo va a pasar muy bien y a lo mejor incluso se entera de que hace ya rato que cambiamos de siglo.

(Si quieres escuchar el podcast de la sección completa, dentro del Hoy por Hoy Las Palmas de Eva Marrero y oír cómo nos cargamos un Paul Auster, además de enterarte de las novedades cinematográficas con Francisco Melo, Junior, solo tienes que hacer clic aquí).


Acciones

Information

2 responses

10 11 2012
Emilio González Déniz

Pues mira, humildemente confieso que no conocía a esta novelista. La buscaré (sus libros)

10 11 2012
Alexis Ravelo

Yo tampoco, hasta hace poquito. Esa colección es interesante. Tengo pendientes “Ruido de cañerías”, de Gutiérrez Maluenda, y “Cerdos y gallinas”, de Quílez, que acaban de publicar también este año. Ya iré contando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: