El penúltimo rebuzno

30 07 2013

“Las bibliotecas no dan dinero y hay 14 personas trabajando en ellas”, ha afirmado Mari Carmen Castellano, alcaldesa de Telde, hablando de la posibilidad de ahorrar gastos.

Si lo que pretendía la ilustre alcaldesa era lanzar un globo sonda, hay que decir que este le ha estallado en la cara, porque sus declaraciones han despertado la indignación de los usuarios de las redes. Seguro que no comprende a qué viene el enfado de los internautas. Lógico: los ignorantes siempre ignoran que los demás no lo son.

Claro que las bibliotecas no dan dinero. Si lo dieran, empresarios corruptores y políticos corruptibles hubieran corrido ya a señalar su importancia, la necesaria eficiencia de estas para el normal funcionamiento de la sociedad, la imprescindible privatización de sus servicios (previo cobro de la correspondiente comisión, por supuesto). Por eso, porque las bibliotecas no dan dinero, los politicastros de medio pelo y los chorizos de cuello blanco las ignoran sistemáticamente y uno puede entrar en ellas y disfrutar de la compañía de gentes honradas que quieren ser, no más ricas, sino mejores personas.

Me resulta completamente indiferente el partido político al que pertenezca Castellano (en este caso, es el Partido Popular, pero me consta que hay energúmenos capaces de soltar barbaridades semejantes en casi todos los partidos y, por otro lado, también me consta que en el Partido Popular hay militantes y cargos que, por suerte, no piensan como ella). También me da igual el hedor a corruptela que la ha rodeado desde hace tiempo, las acusaciones por malversación, fraude, falsedad y blanqueo que han llevado a la Fiscalía a pedir cinco años de trena para ella.

Lo que no soporto es que alguien que ostenta un cargo público suelte esa lindeza en nuestro ámbito geográfico, donde educadores, bibliotecarios, gestores culturales y ciudadanos anónimos entablamos cada día una lucha por promover los hábitos de lectura y el acceso a la cultura como herramientas que permitan a los individuos enriquecerse espiritualmente, convertirse en mejores personas, en mejores ciudadanos, en seres algo más libres y un poco mejor formados, lo cual posibilitará, por ejemplo, que si un día, por mor de la fortuna o por su astucia a la hora de saber trepar, llegan a militar en un partido político y a alcanzar una concejalía o una alcaldía, tengan el necesario sentido común y el mínimo de sensibilidad suficiente para no escupir ante un micrófono barbaridades de este calibre.


Acciones

Information

8 responses

30 07 2013
Capitán Nombrete

En La Peste, de Camus, creo recordar, comienzan a anunciarse los primeros síntomas de la plaga porque aparecen algunas ratas campando tranquilamente por la ciudad, sin miedo, como si quisieran reivindicar su derecho a la fetidez con orgullo. Es verdad que ya la peste está muy avanzada. Hace unos años también me sorprendió el descaro con que los brokers de bolsa lucían las desvergüenzas con orgullo reivindicando la amoralidad de sus ganancias, y justificándolas porque desde esa amoralidad se obtenían más beneficios. En fin. una peste.

30 07 2013
Rubén Benítez

Se puede decir más alto, pero no más claro. Los teldenses tienen lo que se merecen. Al fin y al cabo, la votaron en las últimas elecciones. Esto, sobre todo, habla mal de quienes la eligieron para que los representara. Un saludo.

30 07 2013
Capitán Nombrete

No creo que debamos persistir en culpar a la gente -en este caso los teldenses- de haber sido engañados. Las armas del engaño son mucho más sofisticadas de lo que estamos dispuestos a reconocer. Incluso están dentro de nosotros. Este tipo de mensajes -bibliotecas que no dejan beneficios económicos- tiene por objeto sembrar semillas del nuevo estado de cosas que se pretende implantar: o pagas o estás fuera. Y pagar significa pagar a toca teja lo que uses. Los impuestos son una carga para los honestos ciudadanos que se esfuerzan con ahínco día a día explotando a sus empleados, engañando a los clientes y trampeando en los negocios para que luego unos vagos obtengan beneficios y comodidades gratuitas del estado.

30 07 2013
Sergio Naranjo

Yo también soy de quienes piensan que tenemos lo que nos merecemos. La mitad de los votantes está a favor de María del Carmen Castellano. Y vota a bloque.
… la otra mitad se cabrea, se abstiene y después patalea.

31 07 2013
maria

DE UNA IGNORANTE QUE SE PUEDE ESPERAR

31 07 2013
8 08 2013
Nisia Navarro

Pues soy teldense…y soy lectora…y soy librera…¿qué les voy a decir?
Hace ya muchos años, que me ruborizo ante la ignorancia de los políticos que nos representan. Y siendo de Telde…
En fin, recuerdo con muchísimo cariño todas las tardes que pasé en la Biblioteca de San Juan (y fueron muchas). Es un lugar único, un edificio precioso en el casco antiguo de la ciudad. Madera antigua, suelos de piedra, techos a dos aguas, palmeras en el patio interior,estanterías repletas de tesoros por descubrir, el olor a libros viejos… Animo a quienes no la conozcan que vayan a visitarla. No saldrán decepcionados.
Y a “nuestra querida alcaldesa” un mensaje: háganos a todos un enorme favor y evítenos sus comentarios. Su ignorancia es de todos conocida, no haga más alardes.

13 08 2013
Gasto, gestos y gestión - Biblogtecarios

[…] sociales, extendiéndose la indignación  hasta el punto de llegarse a calificar tal expresión de rebuzno […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: