La muerte, pero también la vida. Los amigos, de Kazumi Yumoto

21 03 2015

La buena letra de esta semana es Los amigos, una Bildungsroman que Kazumi Yumoto escribió en 1992 y que, pese a su éxito en aquellos años es prácticamente desconocida en nuestro ámbito cultural. Ahora la publica Nocturna Ediciones (una editorial de esas que nos gustan a ti y a mí, por independientes, por su buen gusto, por sus apuestas arriesgadas e interesantes), en una traducción de José Pozó Espinosa. Se centra en un asunto que suele marcar el paso de la infancia a la adolescencia: la curiosidad en torno al hecho de la muerte.

Los amigos, de Kazumi Yumoto, Madrid, Nocturna Ediciones, 210 páginas

Los amigos, de Kazumi Yumoto, Madrid, Nocturna Ediciones, 210 páginas

Tres chicos de doce años (el narrador, Kiyama, un pibe largo y flacucho; Yamashita, el gordito de la clase, y Kawabe, el típico gafotas con ideas extravagantes) desean asistir como testigos a un fallecimiento y poder ver con sus propios ojos un cadáver. Y para satisfacer esa curiosidad morbosa, deciden espiar a un anciano de su barrio, de quien han oído decir a los adultos «que morirá pronto». Efectivamente, en torno a la casa del viejo, que vive solo, en un ambiente descuidado y rodeado de desperdicios, establecen turnos de vigilancia en un juego que ellos se toman muy en serio. Pero, ya se sabe, la observación altera siempre el fenómeno observado, y el viejo se convertirá también en jugador activo.

Con este arranque, indudablemente macabro, Kazumi Yumoto construye un relato oscilante entre el humor negro y la comedia amable, salpicados de reflexión en torno a los roles sociales, porque a partir de esa preocupación por la muerte, y a través de la relación que establecerán con el anciano, los chiquillos van a descubrir cuáles y cómo son las cosas importantes de la vida.

Sin ñoñerías, con mucha inteligencia, Kazumi Yumoto compone una de esas novelas que no se olvidan, y que a mí me ha recordado, por diferentes motivos, a La historia del señor Sommer, de Patrick Süskind, El cuerpo, de Stephen King y algunos cuentos de Ignacio Aldecoa, Lauro Olmo o Ana María Matute. La mente es así: mezcla el recuerdo de textos de muy diferentes épocas, estilos y latitudes. Acaso porque todos ellos tratan, cada uno a su manera, temas universales: la lealtad, el paso del tiempo, la necesidad del amor, la soledad o la aceptación de lo inevitable.

Los amigos gustará a los jóvenes, pero también a los adultos. Y proporciona a ambos una excelente oportunidad de leer juntos y hablar sobre lo leído, porque, qué carajo, ya sabemos que la familia que lee unida permanece unida.

En todo caso, solos o en compañía, esta joyita es para no perdérsela: Los amigos, de Kazumi Yumoto, editada en Madrid por Nocturna Ediciones, 210 páginas entre el dolor, el humor y la ternura.


Acciones

Information

One response

31 03 2015
Fernando Mitolo

Hola Alexis, tomo nota de tu recomendación, suena muy intersante el libro. Hace tiempo vi una película japonesa que también trata sobre el tema de la muerte y, definitvamente, creo que esta gente lo hace de un manera envidiable. A ver si, ahora que he decidido por fin abrirme al mundo de las redes sociales (con blog recién estrenado y página de FB, me faltan algunas cosillas más), estamos más en contacto. Un abrazo, profe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: