Revista Calibre .38

18 04 2011

http://revistacalibre38.wordpress.com/

Señor Comisario, lo reconozco: me he unido a una banda de forajidos. Algunos tienen ya una larga carrera delictiva, desde que hace tres años se asociaran en el conocido ambiente criminal de La Balacera para cometer trimestralmente una fechoría llamada .38. Otros acumulan un nutrido expediente en solitario. Y aun algunos, entre los que me incluyo, han inaugurado ficha policial hace pocos años.

El caso es que todos y todas sin excepción nos hemos asociado para escribir sobre literatura, cine y cómic negrocriminal. Escribiremos artículos sobre decanos en el crimen y daremos chivatazos sobre nuevos sujetos peligrosos; haremos crónicas sobre viejos delitos reales y recomendaremos películas y cómics salpicados de sangre; dedicaremos canciones a quienes nos escuchan desde el Módulo IV e, incluso, ofreceremos algún texto de ficción.

No nos mueve el ánimo de lucro, ni el afán de protagonismo, señor Comisario. Ni siquiera tenemos tendencias terroristas (aunque sí incendiarias). Creo que, más bien, lo hacemos por molestar. Porque esto de “lo negro” tiene algo de incorrección política que nos gusta mucho, ahora que todo es tan políticamente correcto y no se le puede escupir a nadie en el apellido,  ni echarle al rostro el humo de un cigarrillo, ni preguntarle dónde andaba hace cincuenta años. Y, aunque responderemos colectivamente de nuestras nuevas infamias, si usted me pide que señale a un responsable, habré de enderezar este dedo y orientar su uña no demasiado limpia hacia ese señor, Ricardo Bosque, que ha organizado a esta banda de enemigos públicos culpables de cultivar en territorio negro (lo llamamos negro, aunque todos sabemos que es gris).

Advertido queda, señor Comisario. Le he puesto un enlace entre mis lugares poco comunes (sí, esa lista que hay justo a la derecha de este texto). Si usted tiene delitos más peligrosos que perseguir, lo entenderemos, pero, si me permite un consejo, no deje de hacerse seguidor de ese sitio web. Así, cada vez que se cometa un texto, usted podrá ser de los primeros en enterarse.

Después no venga a decirme que todo esto es nuevo para usted. Avisado queda y guerra avisada…

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: