Nueva temporada

13 09 2012

Llega la mitad de septiembre. O hemos llegado a mitad de septiembre, pues, si hay algo que aún no he aprendido a determinar si el tiempo viaja por nosotros o nosotros por el tiempo. En cualquier caso, de nuevo están ahí el curso escolar y el curso político, la amenaza de la nebulosa futbolística (que todo lo fagotiza) y los nuevos lanzamientos editoriales, que no siempre literarios. Este otoño, frente a un montón de estupideces, me dicen los medios y algunos pajaritos bien informados que vuelven algunos de los buenos: habrá libros de Marías o de Landero y se reeditará todo Carvalho, cosa que los más jóvenes, los coleccionistas y los lectores (entre los cuales me incluyo) de Vázquez Montalbán agradecerán como se merece.

Manuel Vázquez Montalbán. Fuente: http://www.trabalibros.com

Para mí septiembre llega como casi cualquier mes: cargado de trabajo. Sin embargo, es momento de aprovechar para renovar contenidos de iniciativas que ya estaban ahí. En estos días, mientras aún preparo la publicación digital de las prácticas de los participantes en Factoría de Ficciones y en el Laboratorio Creativo Anroart de la pasada edición (el verano ha sido corto, duro, caluroso y laborioso), ultimo el programa y el calendario de este último, que daremos a conocer dentro de poco. De ambas cosas (publicaciones digitales y programa y calendario del Laboratorio) daré aviso, esperemos que en breve, aquí mismo. Además, vuelve, renovado en contenidos, el Taller de Introducción a la Narrativa en Unibelia. La presentación tendrá lugar la próxima semana, en una charla gratuita que Unibelia anuncia, con su habitual optimismo, como “amena”. No sé si lo será, pero intentaré que pasemos un buen rato.

Pero hay otras actividades que también estrenan temporada. Por ejemplo, la banda de .38, capitaneada por Ricardo Bosque y que se dedica a divulgar impunemente lo negrocriminal, regresa este otoño con fuerzas renovadas y el claro compromiso de gastar un poco más de mala baba, después de que sus miembros decidiéramos unánimente hacer más daño, ya que, tras hacer autocrítica, descubrimos con sorpresa que habíamos sido demasiado buenos.

También (y ahí entono el mea culpa), hemos sido demasiado buenos en La buena letra, ese ratito que pasamos una vez a la semana en el Hoy por Hoy de SER Las Palmas, antes o después del cine, con Francisco Melo Junior. Eva Marrero me ha tirado personalmente de la oreja y yo, en venganza, añadiré a la ya habitual recomendación literaria de la semana, una desrecomendación en toda regla, principalmente de algunos de sus libros favoritos. Además, no será esta la única de las novedades que perpetraremos esta temporada. El espacio, por cierto, vuelve a su día habitual, los viernes, aunque comenzaremos algo más temprano, sobre las 12:20. Si no dispones de transistor, puedes oírlo aquí.

Comenzamos mañana mismo, con una desrecomendación y una recomendación. Y la recomendación, por cierto, es una absoluta primicia: una novelaza que dará mucho que hablar, el primer estreno de la temporada literaria en Canarias, que ni siquiera se ha presentado aún y al cual he tenido acceso gracias a mis malas artes. Así que, si yo estuviera en tu lugar, no me perdería mañana el programa que conduce Eva Marrero, y sus dos últimas secciones: La buena letra y el cine con Junior.

Y, además de todo esto, ya sabes, si sigues este blog, que dentro de poco aparecerá Morir despacio, la cuarta novela de la Serie Eladio Monroy.

Así pues, trabajo no falta, pero eso no es excusa para dejar de estar donde hay que estar: ahí, en la calle, defendiendo esos derechos que nos van quitando a golpe de asustarnos con el coco de  rescates y primas de riesgo. Por ejemplo, este mismo sábado, 15 de septiembre.

Mientras tanto, seguimos trabajando, viajando por el tiempo que, lo acabo de pensar, siempre es mejor que dejar que el tiempo viaje por nosotros.

Anuncios




Revista Calibre .38

18 04 2011

http://revistacalibre38.wordpress.com/

Señor Comisario, lo reconozco: me he unido a una banda de forajidos. Algunos tienen ya una larga carrera delictiva, desde que hace tres años se asociaran en el conocido ambiente criminal de La Balacera para cometer trimestralmente una fechoría llamada .38. Otros acumulan un nutrido expediente en solitario. Y aun algunos, entre los que me incluyo, han inaugurado ficha policial hace pocos años.

El caso es que todos y todas sin excepción nos hemos asociado para escribir sobre literatura, cine y cómic negrocriminal. Escribiremos artículos sobre decanos en el crimen y daremos chivatazos sobre nuevos sujetos peligrosos; haremos crónicas sobre viejos delitos reales y recomendaremos películas y cómics salpicados de sangre; dedicaremos canciones a quienes nos escuchan desde el Módulo IV e, incluso, ofreceremos algún texto de ficción.

No nos mueve el ánimo de lucro, ni el afán de protagonismo, señor Comisario. Ni siquiera tenemos tendencias terroristas (aunque sí incendiarias). Creo que, más bien, lo hacemos por molestar. Porque esto de “lo negro” tiene algo de incorrección política que nos gusta mucho, ahora que todo es tan políticamente correcto y no se le puede escupir a nadie en el apellido,  ni echarle al rostro el humo de un cigarrillo, ni preguntarle dónde andaba hace cincuenta años. Y, aunque responderemos colectivamente de nuestras nuevas infamias, si usted me pide que señale a un responsable, habré de enderezar este dedo y orientar su uña no demasiado limpia hacia ese señor, Ricardo Bosque, que ha organizado a esta banda de enemigos públicos culpables de cultivar en territorio negro (lo llamamos negro, aunque todos sabemos que es gris).

Advertido queda, señor Comisario. Le he puesto un enlace entre mis lugares poco comunes (sí, esa lista que hay justo a la derecha de este texto). Si usted tiene delitos más peligrosos que perseguir, lo entenderemos, pero, si me permite un consejo, no deje de hacerse seguidor de ese sitio web. Así, cada vez que se cometa un texto, usted podrá ser de los primeros en enterarse.

Después no venga a decirme que todo esto es nuevo para usted. Avisado queda y guerra avisada…








A %d blogueros les gusta esto: