Escritores delincuentes: del talego a tu biblioteca

24 05 2014

[El podcast de La Buena Letra y La Butaca aquí]

La Buena Letra de esta semana es un ensayo de José Ovejero titulado Escritores delincuentes. Publicado en 2011 por Alfaguara, el libro repasa las obras y vidas de un gran número de autores de todas las épocas que tienen en común el haber estado en prisión.

Escritores delincuentes, de José Ovejero, Madrid, Alfaguara, 326 páginas.

Escritores delincuentes, de José Ovejero, Madrid, Alfaguara, 326 páginas.

Pero no por cualquier motivo. Ovejero restringe bastante su definición de escritor delincuente, diciendo: “un escritor delincuente será aquel que ha cometido delitos tipificados en el código penal, sin intencionalidad política declarada, y que ha pasado por ello un tiempo prolongado en la cárcel, siempre que el delito o sus consecuencias, también las penales, hayan tenido una influencia considerable en la vida o la obra del escritor”.

Por eso quedan fuera no solo los presos políticos, sino los delincuentes demasiado pequeños, como O’Henry, en cuya obra no influye en absoluto su pena por desfalco, o Álvaro Mutis, quien estuvo en la prisión de Lecumberri por malversación.

Pero los demás, están todos: François Villon, el poeta fundacional francés, que fue clérigo y bandolero; Anne Perry, quien, en la adolescencia, mató junto a una amiga a la madre de esta (hay una película que lo cuenta: Criaturas celestiales); Karl May, que fue condenado por robo y estafa; Jimmy Boyle y Hugh Collins, gánsters escoceses que acabaron convirtiéndose en escritores; las chilenas María Carolina Geel y María Luisa Bombal, que disparan, con veinte años de diferencia, sobre sus respectivos amantes; William Bourroughs, que jugó a ser Guillermo Tell con su mujer Joan Volmer Adams o, en fin, Chester Himes, atracador que comenzó a escribir en la cárcel y se convirtió en un verdadero maestro de la novela policiaca.

Con estos nombres (y muchísimos más), partiendo de cierta confesa curiosidad morbosa, Ovejero acaba haciendo un serio estudio sobre la verdad y la ficción, la influencia biográfica o no en las respectivas obras de estos autores, y una larga reflexión sobre la justicia, la culpa y la posibilidad de la rehabilitación que, más allá de aquel morbo inicial que suscita el tema nos lleva a terrenos éticos que nos afectan a todos. Y, además, desgranando las biografías de estos autores (algunos de ellos mediocres; otros, magistrales), Ovejero nos lleva a un viaje por la historia de la literatura, especialmente la contemporánea, que comienza en la curiosidad y acaba en el asombro. Mientras nos enteramos de los méritos y las pequeñas o grandes mezquindades de autores que conocíamos o nos sonaban, Ovejero demuestra que se pueden escribir ensayo produciendo páginas bellamente literarias.

José Ovejero nació en 1958 y es madrileño, aunque ha vivido en diferentes lugares de Europa y ahora reside, principalmente, en Bruselas. Ha publicado dos libros de poesía, cuatro volúmenes de cuentos y siete novelas, la última de las cuales La invención del amor, obtuvo el Premio Alfaguara de Novela en 2013. Como ensayista obtendría, además, el mismo premio en la categoría de ensayo, en 2012 por La ética de la crueldad. Así que, en mi opinión, estamos ante un crac, un escritor total, buen narrador, y ensayista fino que no solo saber olisquear el aire y encontrar buenos temas, sino también ejecutar interesantes desarrollos para estos.

Así pues, para pasárselo pipa golijineando en las biografías de algunos escritores talegueros, pero también para preguntarnos dónde acaba la vida y empieza la literatura, Escritores delincuentes, de José Ovejero, publicada en Madrid por Alfaguara, 326 páginas de delitos, pero también de redención.

Anuncios




VLC Negra, caña valenciana

19 05 2014
Carlos Salem tras recibir el Premio VLC Negra por 'Muerto el perro' de manos de Carlos Zanón.

Carlos Salem tras recibir el Premio VLC Negra por ‘Muerto el perro’ de manos de Carlos Zanón.

Un buen día, cuatro cronopios se reúnen y deciden que van a organizar una inmensa cronopiada en su ciudad (para el caso, Valencia) y que van a reunir en ella a autores, editores, críticos y, sobre todo, lectores de esos que se dedican a contar historias de semen y sangre, esas que se escriben con las tripas y te remueven por dentro.

Y así es como nace, supongo, VLC Negra: de la reunión de esa peligrosa célula guerrillera (la literatura siempre es peligrosa, siempre es guerrillera) formada por Marina López, Jordi Llobregat, Santiago Álvarez y Bernardo Carrión, quienes han hurtado tiempo a sus trabajos, sus familias y su descanso para celebrar conciliábulos casi clandestinos (he podido averiguar que sus reuniones tienen lugar a las seis de la madrugada, cuando aún no están la calles puestas) y, unidos a un sinfín de voluntarios (libreros, diseñadores, periodistas y demás gente de mal vivir), tramar el desarrollo público de ese asalto a la tranquilidad que es su festival.

Márkaris & friends

Márkaris & friends

Entre el 8 y el 18 de mayo se ha celebrado este 2º Festival de Genero Negro de Valencia, VLC Negra, que ha congregado a decenas de autores y cientos de lectores en torno a la Sala Roussafa, el MuVIM, la Librería Cosecha Roja, FNAC, Gotham Comics y, sobre todo, las bibliotecas públicas de esa ciudad laberínticamente hermosa. Han sabido combinar perfectamente conferencias, mesas redondas, proyecciones cinematográficas, concursos, actuaciones musicales, representaciones teatrales, talleres creativos, una exposición impresionante (Carrers Negres/Calles Negras, comisariada por Bernardo Carrión) y, sobre todo, encuentros con lectores, haciendo algo muy difícil: concentrar la actividad en torno a algunos centros neurálgicos y, al mismo tiempo, abarcar el resto de la ciudad tomando como espina dorsal su red de bibliotecas.

10297612_637418209674576_408294108489252141_n

Todo esto, además, en un ambiente festivo y ameno, en el que han sabido agasajar estupendamente a quienes viajábamos desde fuera, pero dando espacio y movimiento a lo que bulle en su propia ciudad.

Con Claudio Cerdán, la maravillosa Rosa Ribas y Vicente Garrido

Con Claudio Cerdán, la maravillosa Rosa Ribas y Vicente Garrido

Ese esfuerzo, unido al de otros que los apoyan trabajando a destajo ha hecho que un festival que nació humilde (su primera edición contó solo con cuatro jornadas) se haya convertido ya en un evento que viene a sumarse con carta de ciudadanía al circuito habitual de festivales y encuentros negrocriminales que uno no puede perderse.

Yo, aún con la resaca puesta y las maletas sin deshacer, solo puedo decir una cosa: ¡Larga vida a VLC Negra, literatura viva, sociedad civil en movimiento!

En esta edición de VLC Negra se ha fundado, por fin, la Asociación del Orgullo Alopécico. He aquí una foto de familia de la reunión constituyente.

En esta edición de VLC Negra se ha fundado, por fin, la Asociación del Orgullo Alopécico. He aquí una foto de familia de la reunión constituyente.








A %d blogueros les gusta esto: