Coming soon: La princesa cautiva

29 04 2008

Este sábado (3 de mayo), a las doce de la mañana, en la carpa central de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, Jorge Liria, Alberto Hernández y yo mismo presentamos La princesa cautiva, la primera entrega de Cuentos del Gallo Tuerto.

No será una de esas presentaciones al uso en las que te aburrimos con reflexiones sobre el libro y te dan ganas de hacernos tragar un cenicero para que nos callemos. Está más bien pensada para los destinatarios del libro: los niños.

Cuentos del Gallo Tuerto es una colección de cuentos pertenecientes a diferentes tradiciones culturales adaptados a los parámetros contemporáneos.

Cada libro dispone de una parte didáctica con propuesta de reescritura por parte del niño, cambiando el género de los personajes, la época o el país en que transcurren; una sección de información sobre el país y la tradición a la que pertenece el cuento y una propuesta de búsqueda de entradas en la web.

Entre los objetivos que persigue, están el acercamiento al repertorio de tradición oral, la práctica de la lectura comprensiva, la reflexión sobre los roles de género y el fomento del diálogo intercultural.

                                                  

Los cuentos los firmo yo, pero en realidad me los ha contado Panchatantra Kid (Pancha para los amigos), que fue expulsado del Real Conservatorio de Gallos, ya que tenía poquita voz, pero desagradable, e inició una carrera como gallo de pelea que se vio truncada por una lesión ocular. Después de esto, se dedicó a viajar por el mundo escuchando cuentos hasta que se encontró con el Coronel O’Flaherty.

Ahora, retirados, viven felizmente en casa del coronel y Pancha tiene todo el tiempo del mundo para releer en su gran biblioteca, nuevas versiones de esas historias que él ya conoce, historias que siempre son las mismas, pero son siempre distintas.

Anuncios




Cada uno cuenta la feria…

29 04 2008

De acuerdo. Hay menos casetas. Y no han colaborado todas las instituciones que deberían haberlo hecho. Además, hay pequeños absurdos, como el hecho de que no se permita a los puestos de los libreros tener a autores en ellos para firmar (cosa habitual y casi imprescindible en las ferias del libro).

Pero hay muchas ventajas: diez por ciento de descuento, actividades lúdicas y musicales, presencia de las últimas novedades (canarias y no canarias), librerías de ocasión y de libros antiguos (donde uno se encuentra pequeñas joyas), presentaciones de libros (para que le cojas el pulso a la literatura que nos viene), degustaciones de especialidades culinarias (en estos días pensaba ponerme a dieta, pero voy a dejar la idea en barbecho) y un ambiente agradable y limpio en el que tanto tú como tus peques pueden pasar un rato muy divertido.

Por otro lado, si, como yo, eres de aquellos que gustan de dejar en evidencia al poder, cuantos más acudamos, más fácilmente quedará demostrado que la institución o las instituciones que decidieron no participar en la Feria cometieron un error garrafal al no implicarse. Y nada molesta tanto a un político.  

Además, el quiosco modernista anda cerca con su terracita para la cerveza fresquita de después de…

Así que ya sabes: Feria del Libro. En el parque San Telmo. Cada día de diez a dos y de cinco a nueve. Hasta el domingo.

PS: Por cierto, esta tarde, a las ocho, leerá allí un mago que encanta serpientes con sus palabras: Félix Martín Hormiga. Tú verás si te lo pierdes. Luego no vengas a quejarte. 





23 de abril

24 04 2008

Felicidades si te llamas Jorge o Georgina, si eres Miguel de Cervantes (vete a saber si su espíritu se ha vuelto adicto a los blogs),  y si escribes, lees, vendes, coleccionas, prestas y/o custodias esos objetos peligrosos llamados libros

En los dos primeros casos (nombre o aniversario), la felicitación es contingente y puntual.

En cualquiera de los otros, considera extendida y reiterada mi felicitación por el resto del año y los demás años venideros de tu, espero, larga y fructifera vida.

He dicho.





Otro viejo cuento con palabras nuevas

21 04 2008
(Inspirado por Sueño del aposento rojo, de Tsao Hsue-King, recogido por Jorge Luis Borges en Libro de los sueños)

Soñé que estaba ante una casa exactamente igual a la mía.

Cuando me acercaba al umbral para inspeccionarla más detenidamente (no podía ser que los rosales y los geranios del jardincito fuesen iguales hoja a hoja, pétalo a pétalo), una mujer idéntica a mi esposa me adelantó y abrió la puerta. De pronto se volvió:

-¿No piensas entrar? –me dijo.

Una vez frente a ella, la mujer cambió, sin embargo, de actitud:

-Oh, perdóneme. Creí que era mi esposo.

-Pero, si soy yo… –le respondí.

Ella, con algo de alarma, me dijo que no. Que yo me parecía bastante, pero que no era él. Ella lo hubiese distinguido entre miles de hombres idénticos a él, por el brillo de sus ojos, el destello de la sonrisa. Dicho esto, se despidió y entró en la casa.

Un momento después, me decidí a penetrar en la vivienda  y, comprobé que era, también por dentro, igual a la mía: la misma biblioteca con los mismos libros en el salón, el mismo pasillo atestado de fotos enmarcadas pendiendo de las paredes, el mismo dormitorio, en cuya cama yacía un hombre exactamente igual a mí. Observé a ese otro yo que dormía, algo inquieto, mascullando algunas palabras ininteligibles.

En ese instante, la mujer idéntica a la mía entró en la habitación con la bandeja del café y me dijo:

-¿Ves? Ese sí es mi marido.

Puso la bandeja sobre la mesa de noche, le dio un beso en la frente al durmiente y salió del cuarto.

El otro se despertó y vio la bandeja a su lado y después me miró.

Entonces me desperté, al notar el beso que mi mujer depositó en mi frente antes de salir del dormitorio.

Vi la bandeja del café a mi lado, alargué la vista y vi a un hombre, idéntico a mí, que me observaba.





Dardazos varios

19 04 2008

“La I Entrega de Premios Dardo 2008 se abre paso entre un gran elenco de Premios de reconocido prestigio en el mundo de la literatura, y con el reconoce los valores que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios, personal, etc.., que en suma, demuestra su creatividad a través su pensamiento vivo que está y permanece, innato entre sus letras, entre sus palabras rotas”.

Aún no sé del todo como va, pero tengo entendido que puedo devolver el Dardazo gentilmente lanzado por Angie a quince blogs de entre mis favoritos, cuyos autores pueden, asimismo, nominar a otros quince cada uno copiando el texto de arriba en una entrada y añadiendo sus enlaces en la misma.  Así que, aunque siempre se me dio mejor el billar, apunto y disparo:

Macarena Nieves Cáceres

Aquileana

Valentina Romanó  

Club de lectura Letranas

Cruce de cables

Sinaja

Un blog de buenas intenciones

Ínsula negra

Juré que no lo haría

Literatura canaria vista por Antonio Becerra

Aldea Global

Montecruz

Desde el calvario

Baúl de aire

Trasmallo

Ahí queda eso.





Aldonza

16 04 2008
Don Quijote murió sin saber que Aldonza Lorenzo soñaba desde niña con tener un caballero andante que le diera título de señora de sus pensamientos, al cual caballero, en sus sueños, tuvo a bien poner la cara de aquel distinguido caballero cercano, de nombre Alonso y apellido Quijada, o Quesada o Quejana, que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben.

(Inspirado por un texto de Marco Denevi)




Correspondencia

16 04 2008

En estos tiempos de impaciencia comunicativa, de incontinencia cibernética, él continúa recibiendo, cada 7 de abril, una carta de Laura. La primera la acogió con estupor y rabia, pensando en una broma pesada de algún desalmado. Pero luego abrió el sobre y leyó, en el papel azul que a ella tanto le gustaba, sus palabras de amor y nostalgia escritas en aquella letra menuda de colegiala, con los puntos de las ies formando un corazón diminuto. Poco a poco, fue acostumbrándose al insólito hecho de la anual carta de Laura, sin matasellos, en su buzón. Siempre en el mismo papel. Siempre con la misma tinta burdeos. Con el mismo trazo fino de estilográfica. Con los te amo y los tuya para siempre precediendo a la firma.

Así han pasado quince años y hoy, en lo más grave de su enfermedad, ha llegado la última. Esa carta postrera que como tal se declara y en la que anuncia que se verán pronto, que se le hará interminable la espera, pero que, al anochecer del día 9 estarán, al fin, juntos.

Ahora sabe que le quedan únicamente dos días para reunirse con ella, para fundirse con ella, para el cese de la nostalgia.

Inquieto pero reconfortado, guarda esa última misiva junto a su corazón y piensa en lo consolador que ha sido recibir aquellas cartas del mientras tanto durante todos estos años, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Laura.








A %d blogueros les gusta esto: